COVID-19: La batalla contra un enemigo desconocido

COVID-19

El COVID-19, también llamado coronavirus es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2, nombre científico de esta afección. Su nombre proviene del acrónimo en inglés coronavirus disease 2019.

Es innegable que el mundo está atravesando por una crisis social, económica y sanitaria, que se debe a un enemigo en común que está cobrando vidas en las diferentes regiones, causado temor entre los seres humanos. 

El COVID-19 se ha convertido en una afección que ha atentado contra la vida humana, a tal punto de convertirse en una pandemia. Ante esta crisis, es fundamental informarse sobre este enemigo invisible y desconocido, para controlarlo y erradicarlo por completo.

COVID-19
El COVID-19, también llamado coronavirus es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2. Fuente: oceandrive.com.ve

¿Cómo se origina el COVID-19?

De acuerdo a las informaciones suministradas por la Organización Mundial de la Salud, esta fue una afección que inició en Wuhan, China; que progresivamente se fue propagando por todo el mundo.

El “SARS-CoV-2 forma parte de la familia del coronavirus de acuerdo a un análisis de secuencia genética realizado, produciendo la enfermedad del COVID-19.

Este tipo de virus tiene la capacidad de transmitir y adaptarse de una especia a otra ocasionando patologías infecciosas, que son definidas como enfermedades zoonóticas”.

Esta enfermedad proviene, posiblemente, desde un origen animal. Se presume que el virus pudo surgir en un mercado de ventas de animales en Wuhan. Esta hipótesis no se ha podido comprobar, debido a que, una vez que inició el brote, el virus fue eliminado por completo por lo que no se pudo estudiar su origen.

¿Cómo determinaron este tipo de virus? 

Los especialistas tuvieron que recurrir a las bases de datos preexistentes para estimar y comparar las secuencias de varias especies coronavirus identificadas en algunos humanos o entre otros mamíferos, determinándose su existencia.

Los murciélagos fueron las primeras especies en ser estudiadas por presentar esta afección. Sin embargo, se determinó que el virus no pudo transmitirse fácilmente del animal al hombre. Estos animales son el reservorio que aloja un virus, bacterias y otros organismos que pueden causar una enfermedad contagiosa y que puede propagarse hasta convertirse en una pandemia, además como todos los virus de este tipo tienen la capacidad de mutar y de transformarse, estableciendo una relación directa con un huesped asintomático.

De acuerdo a los distintos estudios realizados, se determinó que el posible causante de la pandemia es un mamífero llamado Pangolín. En este animal se identificó el Coronavirus del tipo SARS-CoV-2, pero que presentó una proteína particular.

Por otro lado, los análisis del genoma del virus, indican que no existe evidencia de que haya sido creado o manipulado en un laboratorio. La estructura del genoma no se creó a partir de un patrón tomado de otros virus, además que la mutación producida le permite entrar a la célula mediante un receptor llamado ACE2, el cual le permite reproducirse.

COVID-19
Comportamiento del COVID-19 en el organismo. Fuente: oceandrive.com.ve

La expansión del COVID-19

Tras el primer brote de COVID-19 en Wuhan en diciembre de 2019, las autoridades chinas confirmaron 41 casos detectados entre el 8 de diciembre y el 2 de enero de 2020. Pero la rápida expansión de la enfermedad hizo que la OMS, el 30 de enero de 2020, la declarara una emergencia sanitaria de preocupación internacional, basándose en el impacto que el virus podría tener en países subdesarrollados con menos infraestructuras sanitarias.

El 11 de marzo la enfermedad se hallaba ya en más de 100 territorios a nivel mundial, y fue reconocida como una pandemia por la OMS.

Para prevenir la expansión del virus, los gobiernos han impuesto restricciones de viajes, cuarentenas, confinamientos, aislamiento social, cancelación de eventos, y cierre de establecimientos; ocasionando un efecto socioeconómico disruptivo, y el miedo a la escasez de provisiones ha llevado a compras de pánico.

Signos y síntomas

Las personas con COVID-19 pueden presentar pocos síntomas o ninguno; sin embargo, algunas enferman gravemente y mueren. Los síntomas pueden consistir en fiebre, tos y disnea. Los pacientes con enfermedad más grave pueden presentar linfopenia y hallazgos en las imágenes de tórax compatibles con neumonía.

No se sabe con certeza cuál es el tiempo exacto de incubación. Los síntomas ​del COVID-19 pueden oscilar entre leves y severos. Por lo general, empiezan de 2 a 14 días después de estar expuestos al virus. El nuevo coronavirus produce síntomas similares a los de la gripe, entre los que se incluyen fiebre, tos seca, disnea, mialgia y fatiga.

Los pacientes con enfermedad más grave pueden presentar linfopenia o se caracteriza por producir neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda, sepsis y choque séptico que conduce a la muerte según la OMS. Estos síntomas pueden sugerir que una persona tiene COVID-19: fiebre, temblores repetidos con escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta y una pérdida del olfato o del gusto.​​​​

Las personas infectadas pueden estar asintomáticas o presentar un cortejo de síntomas que oscilan desde leves a muy graves, entre ellos fiebre, disnea ​y tos seca.

Los síntomas de la COVID-19 son inespecíficos y su presentación, según la OMS, puede incluso carecer de síntomas (asintomático).

COVID-19
Síntomas del COVID-19. Fuente: oceandrive.com.ve

Transmisión del COVID-19

Los primeros casos de COVID-19 se relacionaron con un mercado de animales vivos en Wuhan, China, lo que sugiere que el virus se transmitió inicialmente de los animales a los seres humanos.

La diseminación entre las personas se produce a través del contacto con secreciones infectadas, principalmente a través del contacto con microgotas respiratorias o a través del contacto con una superficie contaminada por las mismas.

Los investigadores todavía están aprendiendo con qué facilidad se propaga este virus de de una persona a otra o la persistencia de la infección en una población.

Las rutas de transmisión de una persona a otra incluyen la transmisión directa, mediante la inhalación de microgotas liberadas a través de tos, estornudos, la respiración o el habla,​ o por contacto de las manos con superficies contaminadas, que luego tocan las membranas mucosas orales, nasales u oculares. También se puede transmitir a través de la saliva, y posiblemente por la ruta fecal-oral.

El COVID-19 es una enfermedad mortal

En la actualidad, ya son más de un millón de personas infectadas de las cuales 70 mil han fallecido, según los reportes de la OMS. Ser contagiados por este virus significa que durante la infección, el cuerpo reacciona hasta el punto de agotar todas las alternativas de protección hasta producirse la muerte.

Cuando el coronavirus entra por primera vez en el organismo e infecta una célula humana, el Sistema Inmunológico trata de evitar el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, el virus tiene la capacidad de evadir al Sistema Inmunológico. Una vez que esto ocurre, se liberan unas moléculas llamadas citocinas, relacionadas con las denominadas interferones. Estas evitan la entrada del virus a la célula o su duplicación una vez que haya invadido la célula.

En esta batalla de adaptación genética, el virus intenta invadir la célula. Pero, si se logra controlar la invasión hasta allí llega la infección; de lo contrario, inicia otra fase llamada respuesta adaptativa específica. En este punto comienza el deterioro, ya que inicia la inflamación y la producción de anticuerpos para brindar protección al máximo.

En este mismo sentido, cuando comienzan los síntomas, las defensas advierten de un agente extraño al sistema. Luego, comienza a producir una molécula llamada interleucina 1,  la cual va a desembocar en aumento de la temperatura. El hecho es que las células de los pulmones tienen muchos receptores para la entrada del virus, lo que provoca mucha tos, tratando de expulsarlo. Por otro lado, si invade las células del tracto digestivo, se produce diarrea.

Finalmente, se producen muchos líquidos y mucosidades ocasionando la muerte, bien sea por asfixia o por un aumento de la presión arterial, debido a la falta de oxígeno. Por eso es preciso evitar el contagio, ya que este virus es muy resistente.

¿Cuáles son las personas con mayor riesgo de contagio?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los niños no corren mayor riesgo de contraer el COVID-19. Pero, se han visto casos de infantes que han sido hospitalizados.

Una ​​Investigación preliminar​ sugiere que tanto a menos niños como adultos contagiados con COVID-19 presentan fiebre, tos, o dificultad para respirar.

Sin embargo, son más vulnerables las personas de edad avanzada o que sufren de enfermedades crónicas graves como: enfermedades del corazón, diabetes, enfermedad pulmonar (incluyendo al asma), enfermedades congénitas del corazón o aquellas que debilitan el sistema inmunitario.

Se ha evidenciado que la tasa de mortalidad en el mundo ha sido percibido en personas de edad avanzada también conocidas como personas inmuno suprimidas, las cuales consumen medicamentos por padecer de alguna patología crónica, presentando respuestas inmunitarias muy tardías. Esto es lo que permite la replicación viral de una forma exacerbada y su propagación a otras células.

Tiempo de propagación

En pocos días el virus se ha propagado con gran rapidez y la facilidad, extendiéndose a tal punto de que todo el mundo se encuentra en cuarentena.

Esto se debió a que en un principio no se tomaron las medidas adecuadas a tiempo y fueron apareciendo pocos pacientes con la sintomatología. Eso llevo a que se transmitiera de un paciente a otro, propagándose de forma rápida.

El COVID-19 tiene la capacidad de “mantenerse en el organismo con todas las condiciones para invadir, aun estando muerto. Cuando estornudamos, tocemos y hasta cuando respiramos, el virus puede salir por las microgotas de Flügge, las cuales pueden caer en cualquier superficie. Esto implica que alguna persona pudiera llevarse las manos a los ojos, nariz o boca, permitiendo su entrada al sistema.

De esta forma, el COVID-19 puede transmitirse y propagarse rápidamente, si no se toman las medidas de prevención.

De acuerdo a los reportes de la OMS, aún continúan los estudios e investigaciones sobre las formas de propagación del COVID-19.

COVID-19
Fuente: tiempo.com

Persistencia en una superficie

Hay que tener en cuenta que este virus se contagia por medio del contacto. El frecuente contacto con distintas superficies representa un riesgo de contaminación. La principal zona de contagio es la cara, ya que la nariz o la boca lo absorberán y puede convertir al individuo en un transmisor directo. Por este motivo, es importante saber el tiempo de vida que tiene esta enfermedad en las diferentes superficies. De acuerdo con los estudios publicados en las revistas científicas New England Jornal of Medicine y The Lancet Microbe, la persistencia del virus en las distintas superficies es la siguiente:

  • Papel y pañuelos de papel: 3 horas

  • Cobre: 4 horas

  • Cartón: 24 horas

  • Madera: 2 días

  • Tela: 2 días

  • Acero inoxidable: 2-3 días

  • Plástico de polipropileno: 3 días

  • Cristal: 4 días

  • Billetes: 4 días

  • La parte externa de una mascarilla: 7 días

  • Plástico: 5 días.

  • Vidrio: 4 días.

  • Guantes quirúrgicos: 8 horas

  • Aluminio: 2 a 8 horas.

¿El COVID-19 puede volver a mutarse?

Si es capaz de propagarse por pequeñas microgotas de una persona a otra o por tener contacto con superficies y sobrevivir en ciertos elementos por más de dos o 5 días, el coronavirus tienen una particularidad: Su ARN poseen una base de 30 mil que conforman el material genético, lo que le da la capacidad de mutar en grandes cantidades en regiones que le permiten avanzar evolutivamente. 

En este caso, una mutación le permite crear una proteína que pudiera reconocer y entrar a través de un receptor llamado ACE2, lo cual le da libre acceso a la célula. Pero, si el virus pudiera mutar de nuevo, podría perder esa capacidad de entrar a la célula epiltelial del ser humano, y estaríamos ganando la batalla.

COVID-19
Fuente: oceandrive.com.ve

Tratamiento

El tratamiento de COVID-19 es sintomático. Hasta ahora, no se dispone de ninguna vacuna, fármaco antiviral u otro tratamiento específico. La OMS recomienda que se realicen ensayos controlados aleatorizados con voluntarios para comprobar la efectividad y seguridad de algunos tratamientos potenciales.

Actualmente, se han registrado más de 175 ensayos clínicos sobre tratamientos y vacunas. Las estrategias terapéuticas actuales para la enfermedad grave incluyen agentes antivirales, derivados de la cloroquina y agentes inmunomoduladores. Pero por ahora, las medidas terapéuticas consisten en aliviar los síntomas y mantener las funciones vitales.

Medidas preventivas

Una parte clave de las actuaciones en un brote de enfermedad infecciosa es tratar de disminuir la curva epidémica. Esto coadyuva a disminuir el riesgo de que los servicios de salud se vean colapsados y proporciona más tiempo para desarrollar una vacuna y un tratamiento. El distanciamiento social y el aislamiento de las poblaciones infectadas ayuda a contener el contagio.

Algunas organizaciones internacionales, como la OMS, han publicado medidas preventivas para reducir la transmisión del virus que incluyen:

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante 20 segundos. En su defecto, utilice un desinfectante de manos o alguno que tenga un contenido de alcohol de más de 60 %. 

  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel (papel de seda). En su ausencia, se recomienda hacerlo cubriéndose con la parte interior de su brazo o codo, y no en las manos.

  • Reduzca el contacto cercano con otras personas. Mantener una distancia mayor a 1.5 metros de otras personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre. Es preferible quedarse en casa tanto como sea posible y evitar aglomeraciones.

  • Evite tocarse la cara, los ojos, la nariz o la boca.

  • Limpie y desinfecte su hogar usando productos de limpieza en aerosol o toallitas húmedas

  • Ir al médico en caso de fiebre, tos y dificultad para respirar, llamando con antelación si se encuentra en lugares que sean focos de contagio o si se las han visitado en los últimos 14 días.

  • Permanecer en casa si empieza a sentir malestar, aunque se trate de síntomas leves como cefalea y rinorrea leve.

Distanciamiento social

El distanciamiento social son acciones de control de infecciones destinadas a retrasar la propagación del virus; así como minimizar el contacto cercano entre las personas. Las medidas incluyen cuarentenas, restricciones de viaje y cierre de escuelas, lugares de trabajo, estadios, teatros o centros comerciales.

El uso de mascarillas

Para evitar el contagio y propagación del COVID-19, la OMS ha recomendado tomar medidas preventivas. Una de ellas es el uso de las mascarillas, las cuales se han convertido en uno de los más vitales para protegernos del contagio. Estas deben ser hechas con un material que permite que salga el CO2 cuando respiramos, permita la entrada de aire y sirva de filtro para que el virus no entre al organismo. Todo esto se logra porque estos elementos deben de tener poros que no permitan la entrada de bacterias.

Uso de mascarillas
Uso de mascarillas para evitar contagio del COVID-19. Fuente: geriatricarea.com

Las mascarillas deben ser desechables y se deben usar cuando entremos en lugares con mucha aglomeración de personas, y siempre manteniendo la distancia adecuada, la cual debe ser mayor a 1.5 metros.

Además, la OMS ha resaltado que el uso de mascarillas se debe utilizar si se presentan los síntomas respiratorios del COIVD-19 o para protegerse de otra persona contagiada.

Lavarse las manos con agua y jabón es de suma importancia

De acuerdo al especialista, el uso del jabón es lo más adecuado para evitar contraer el virus, porque está compuesto por moléculas anfipáticas, lo que le proporciona la capacidad de unirse con los lípidos y también con el agua.

Lavarse las manos
Se recomienda lavarse las manos con agua y jabón, por lo menos 20 minutos. Fuente: oceandrive.com.ve

El uso adecuado de los guantes quirúrgicos 

El uso de los guantes, por su lado, no garantiza que estemos expuestos al virus, pero se deben utilizar cuando tenemos contacto con superficies que pudieran ser medios de transmisión del virus. Una vez que utilizados, deben ser desechados sin tocarnos ninguna parte del cuerpo, en especial ojos, nariz o boca.

¿Cómo afecta a las mujeres embarazadas?

Una de las interrogantes que más ha surgido en los últimos días es cómo el COVID-19 afecta a las mujeres en plena gestación, pero, aún se desconoce.

Sin embargo, aquellas mujeres que están embarazadas deben tomar las medidas preventivas, tener mucho cuidado y protegerse, de acuerdo a los protocolos de seguridad para evitar posibles contagios.

¿Se está desarrollando una posible vacuna?

Muchos centros de investigaciones, organizaciones y científicos se han dedicado a la tarea de conseguir una vacuna para contrarrestar esta afección. Sin embargo, hasta los momentos no se ha conseguido un gran resultado, pero se continúa indagando en la genética para entender el comportamiento del virus.

Es importante invertir en educación, en salud, en ciencia e investigación, pues lo que se conoce hasta ahora del virus y sobre la enfermedad es que las personas que han sido infectadas en entre 5 y 7 días desarrollan anticuerpos contra el virus.

COVID-19

Para descartar casos positivos positivos de contagio, se hace mediante una técnica llamada: Proteína Reacción en cadena de la Polimerasa.

Es posible el desarrollo de vacunas que impidan la entrada del virus hacia las células, o que se reproduzca dentro de las células; así como una vacuna en la que se utilicen anticuerpos de personas que ya han sido inmunizadas y que pueda ser usada para crear una cura.

De acuerdo a la OMS, se están realizando investigaciones de posibles vacunas y distintos tratamientos farmacológicos determinados. Hasta ahora, se han efectuados ensayos clínicos que se someterán a pruebas. La OMS está coordinando los esfuerzos dirigidos a desarrollar vacunas y medicamentos para prevenir y tratar el COVID-19, según se informa en el portal web de la organización.

Vacunas
Centros de investigaciones, organizaciones y científicos buscan una vacuna para contrarrestar el coronavirus. Fuente: oceandrive.com.ve

Consecuencias y recomendaciones

Hasta ahora, no se conoce con exactitud las consecuencias del coronavirus, pero las personas que hayan sufrido de esta afección con algún tipo de enfermedad pulmonar o que presenten alguna insuficiencia respiratoria, podrían incluso desarrollar algún tipo de cáncer en el peor de los casos.

No obstante, debemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Escucha al experto: Es importante estar atento a las informaciones dadas por los expertos. Ellos son los encargados de hacer seguimiento a los cambios de la conducta, bien sea de la infección o de la propagación del virus como tal.

  • NO automedicarse: Lo más recomendable en este caso es no automedicarse. Los antibióticos solo están desarrollados para combatir bacterias y no virus. Por otra parte, el empleo de ciertos medicamentos como el Atamel o el paracetamol, son beneficiosos si la persona ya presenta síntomas e inclusive el aumento de la temperatura, pero no garantiza prevenir el contagio.

  • El aseo es de vital importancia: El COVID-19 puede permanecer activo durante una cantidad de tiempo en cualquier superficie. Es por eso que el aseo es imperativo en la actualidad. Mantener limpias todas las superficies representa una pequeña garantía de prevención.

¿Cómo cuidar de un miembro de su familia contagiado con COVID-19?

Las personas con casos leves de COVID-19 pueden ser aisladas en casa durante la enfermedad. Sin embargo, se debe tomar las siguientes medidas adicionales:

  • Separe a los miembros de la familia con COVID-19 de los otros tanto como sea posible. La persona con el virus debe mantenerse aislada en una habitación determinada y alejada de las otras personas que viven en su casa. De ser posible, el paciente debe usar un baño por separado. Restrinja las visitas a su hogar.

  • Evite el contacto con mascotas.

  • Llame por anticipado al médico antes de ir al consultorio, a fin de a tomar las medidas necesarias para que otras personas no se infecten o queden expuestas.

  • Evite compartir objetos de uso personal en el hogar. No comparta platos, vasos, tazas, utensilios (cubiertos), toallas o ropa de cama con otras personas o mascotas en la casa. Asegúrese de lavar bien estos artículos con agua y jabón, después de usarlos.

  • Limpie de forma adicional todas las superficies que se tocan con frecuencia. Estas incluyen mesas, perillas de puertas, accesorios del baño, grifos, inodoros, teléfonos, teclados, tabletas, etc. Asimismo, debe limpiar superficies manchadas de sangre, heces o fluidos corporales.

  • Vigile los síntomas. Llame a su médico de inmediato en caso de complicaciones de la enfermedad.

COVID-19
Limpie todas las superficies que se tocan con frecuencia. Fuente: oceandrive.com.ve

¿Cómo hablar con los niños sobre el COVID-19?

La American Academy of Pediatrics recomienda a los padres de familia y a cualquier persona que tenga contacto con los niños, hablarles sobre el virus en un lenguaje que ellos puedan entender. Estos consejos le pueden ser útiles:

  • Tranquilícelos. Dígales a los niños que los investigadores y médicos están aprendiendo más sobre el virus y que se están tomando medidas para no contagiarnos.

  • Enséñeles control. Recordarles a los niños lavarse las manos con frecuencia, toser en un pañuelo de papel o en las mangas, y dormir lo suficiente.

  • Manténgase alerta a señales de ansiedad. Los niños no siempre saben expresarse con palabras cuando están preocupados. Ellos podrían estar irritables, tener problemas para dormir o parecer distraídos. Trate de tranquilizarlos y continúe con su rutina diaria normal.

  • Esté alerta control sobre lo que ven en los medios de comunicación. Mantenga a los niños pequeños alejados de imágenes que puedan atemorizarlos en la televisión, redes sociales, computadores, etc. En el caso de los niños mayores, hablen con ellos y oriéntelos sobre lo que escuchan en las noticias y adviértales de cualquier información falsa o rumores.

Referencias

https://oceandrive.com.ve/belleza/vida-sana/covid-19-una-compleja-batalla-contra-un-oponente-desconocido/

https://es.wikipedia.org/wiki/COVID-19

https://www.healthychildren.org/spanish/health-issues/conditions/chest-lungs/paginas/2019-novel-coronavirus.aspx

https://www.msdmanuals.com/es-ve/professional/enfermedades-infecciosas/virus-respiratorios/coronavirus-y-s%C3%ADndromes-respiratorios-agudos-covid-19,-mers-y-sars

https://www.bbc.com/mundo/noticias-52959986