María Carolina Mirabal – Poderopedia Venezuela

Carolina

María Carolina Mirabal es una mujer empoderada, luchadora y con una visión del futuro. Ella junto a su esposo Gustavo Mirabal, un empresario vinculado al derecho y al mundo ecuestre ha emprendido proyectos tanto profesionales como personales.

A los 15 años de edad, ella tuvo que enfrentar la dura muerte de su madre. Pese a las adversidades, ha demostrado su capacidad de salir adelante.

María Carolina Mirabal desempeña distintos roles, como el de madre, empresaria, amazona, entre otros.

La venezolana es una mujer muy versátil que llegó a participar en 1994 en el certamen de belleza Miss Venezuela celebrado Caracas, a los 23 años de edad.

La ex-miss Delta Amacuro ha enseñado a sus hijos a amar a los animales, especialmente los caballos. Ella y su esposo concretaron el proyecto ecuestre de G&C Farm, un centro de formación para jinetes profesionales que se convirtió en un referente en deportes ecuestres; sin embargo, hoy dicho espacio se encuentra inactivo.

María Carolina Mirabal admira a su esposo Gustavo Mirabal

María Carolina Mirabal siente un gran amor y admiración hacia su esposo. Ella reconoce que Gustavo Mirabal es un hombre perseverante en lo que concierne al alcance de sus metas. Por otro lado, admira y respeta la carrera de derecho de su esposo, así como su carrera empresarial.

Gustavo y Carolina Mirabal
Gustavo y Carolina Mirabal

María Carolina Mirabal y su pasión por los caballos

María Carolina Mirabal ha tenido contacto permanente con los caballos desde que era niña. Esto la llevó a desarrollar un gran amor y pasión por estos animales, creando un vínculo muy especial. Para ella, el mundo ecuestre es su vida y pasión.

El proyecto agrícola G&C Farm

La amazona venezolana partió de Venezuela en la búsqueda de un nuevo proyecto como la granja G&C. Gracias a eso, la familia Mirabal llegó a alcanzar el éxito en el mundo ecuestre.

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín y su esposo Gustavo Mirabal en G&C Farm

María Carolina Mirabal es una mujer empoderada

María Carolina Mirabal es una mujer empoderada que desempeña su rol como esposa, madre, empresaria y profesional.

Su desempeño como esposa y madre

María Carolina Mirabal tiene una hermosa familia, junto con su esposo, Gustavo Mirabal, siendo madre de 4 hijos, a quienes le dedica gran parte de su vida y los enseña a amar sus raíces, sus tradiciones y cultura.

Una mujer que conoce de modas

A los 23 años, la venezolana participó en el certamen de belleza, Miss Venezuela en 1994. A pesar de no ser la ganadora oficial, esta experiencia la impulsó a seguir en su carrera como modelo profesional.

La modelo venezolana, cuando defila sobre las pasarelas, muestra seguridad, feminidad, porte, firmeza y elegancia en cada pieza de ropa que viste.

Participó en numerosos desfiles de moda, donde aprendió sobre la elegancia y el buen vestir, convirtiéndose en una referencia mundial.

Carolina

La gran amazona

Desde muy niña, María Carolina Mirabal ha tenido un gran acercamiento hacia los caballos, debido a su madre.

Disfrutaba de sus paseos familiares en los que era llevada a lugares como Galipán, Los Andes Venezolanos, o incluso la extensa llanura venezolana, que la mantuvo en contacto con la naturaleza.

María Carolina Mirabal incursionó en el mundo de la equitación, siendo para ella un estilo de vida, que implica contacto con los caballos. Como amazona venezolana ha participado en las mejores competiciones ecuestres del mundo.

Esto la llevó, junto a su esposo Gustavo Mirabal, emprender su proyecto en la Granja G&C, donde llegaron a formar a muchos jinetes profesionales que hoy brillan en el mundo de la equitación. En esta granja criaron hermosos ejemplares de caballos que participaron en muchas competencias.

Una excelente administradora

María Carolina Mirabal es graduada en administración de empresas. Es por eso que ella se hizo cargo de llevar la administración de la Granja G&C, haciendo de esta una empresa muy organizada.

Gracias a su formación, es una mujer que planifica sus acciones a seguir para lograr alcanzar el éxito deseado, ya que posee una gran capacidad para dirigir y controlar la ejecución de sus objetivos conforme a sus planes. Es por eso que María Carolina Mirabal es considerada como una mujer creativa, ingeniosa, analítica, audaz y sensible.

La filantropía es otra de sus facetas

María Carolina Mirabal y su esposo, Gustavo Mirabal han desarrollado una gran empatía que los ha llevado a ayudar a otras personas que se encuentran en estado vulnerable, a través de acciones que demuestran solidaridad, bondad y sensibilidad humana.

Ambos apoyan y contribuyen de forma anónima a diferentes organizaciones benéficas. Asimismo, involucran a su familia e invitan a otros a participar en diversas actividades filantrópicas, a fin de contribuir a alcanzar grandes cambios en la humanidad.

María Carolina Mirabal y su amor a Venezuela

María Carolina Mirabal está orgullosa de Venezuela, ya que es un país rico en paisajes y valores culturales.

Desde muy niña ha visto de cerca las maravillas de Venezuela. Es por ello que conoce cada lugar turístico y las tradiciones culturales.

Venezuela es un país ubicado en América del Sur que se caracteriza por su clima tropical, sus variados ecosistemas, atractivos para el turismo, su diversidad geográfica con imponentes montañas con nieve, dunas de arenas, costas playeras, tepuyes y una extensa llanura.

La Gran Sabana
La Gran Sabana

María Carolina Mirabal conoce a Venezuela

María Carolina Mirabal visitó muchos lugares turísticos como los Andes Venezolanos, donde sintió el frío de los páramos y disfrutó del chocolate  caliente; visitó el estado Trujillo la tierra de la Virgen de la Paz y estuvo en Isnotú la tierra del siervo de Dios José Gregorio Hernández.

En el estado Mérida, subió al Parque Nacional Sierra Nevada, donde paseó entre los picos y conoció de cerca los frailejones, una planta autóctona de esa región.

También visitó el Oriente del país, donde degustó el sabor del casabe, el cual es una enorme pan redondo y delgado hecho de harina y yuca de preparación indígena.

La modelo venezolana también se bañó en la playa de Santa Fe de Mochima y disfrutó de la mejor gastronomía de la zona y caminó la Cueva del Guacharo en el Estado Monagas.

En la zona llanera, estuvo en contacto el campo, la ganadería y la siembra de los cereales más importantes que consume el país.

De igual manera, María Carolina recuerda que siempre salía un fin de semana para disfrutar del sol y el mar en el Archipiélago Los Roques y la Isla de Margarita con toda su familia. Asimismo, le encantaba ir a las playas del estado Aragua y Vargas para impregnar la vista del azul en pleno Mar Caribe.

María Carolina Mirabal respeta y ama profundamente la naturaleza y, debido a eso, fue a conocer la Gran Sabana, donde disfrutó la vista de los distintos relieves, las inmensas cascadas que se derivan de cada montaña, las fuertes mesetas fuertes y los tepuyes. También disfrutó de  la Sierra de Parima  y Paracaima como una de las mayores cadenas montañosas que constituye el Parque Nacional Roraima y su estructura geológica.

María Carolina Mirabal añora la música venezolana

María Carolina Mirabal ama cada rincón de su país, valora cada tradición como la gaita marabina, música  que, mayormente, se escucha en las fiestas decembrinas.

De igual manera, le encanta la música de las mejores orquestas musicales venezolanas como los Melódicos o Billo’s Caracas Boys, los cuales también amenizan las parrandas venezolanas y hacen bailar a cualquiera en toda festividad.

Las orquídeas, los árboles araguaney, y las aves como los turpiales y las hermosas guacamayas es lo que María Carolina más recuerda de la flora y la fauna venezolana.

Orquídeas y bromelias
Orquídeas y bromelias

A María Carolina Mirabal le encanta la comida tradicional venezolana

María Carolina Mirabal sabe preparar muchas recetas venezolanas, colocando cada aroma y condimento que le hace recordar el calor familiar.

Es por eso que, los fines de semana, prepara comida tradicional para disfrutar con su familia de la gastronomía venezolana como las arepas que pueden ser rellenas con queso, pollo, carne, entre otros; así como las deliciosas cachapas o el pabellón criollo preparado con arroz, caraotas, carne mechada y tajadas de plátanos maduros, y queso fresco, si se quiere.

Para las festividades decembrinas, la modelo y filántropa venezolana prepara las tradicionales hallacas, que consiste en amasar harina de maíz, el cual se rellena con un guiso preparado con distintos tipos de carnes, aliños para realzar el gusto, aceitunas, alcaparras, ciruelas pasas.  La hallaca va envuelta en hojas de cambures o plátanos preparadas para ello.

Comida tradicional venezolana
Comida tradicional venezolana

Fuentes

http://gustavomirabal.ae/gustavo-mirabal/gustavo-mirabals-wife-maria-carolina-mirabal/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/carolina-mirabal-poderopedia-venezuela/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/carolina-mirabal-ama-venezuela/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/esposa-de-gustavo-mirabal-maria-carolina-mirabal/

https://gustavomirabalcastro.online/destacadas/carolina-mirabal-es-carolina-chapellin/

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/esposa-de-gustavo-mirabal/