Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro

Carolina Chapellín

Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro,  es la mujer que participó en el certamen Miss Venezuela en representación del estado Delta Amacuro en 1994. Su historia no se quedó en el mundo de las pasarelas, sino que trascendió y se convirtió en una heroína en el mundo de los deportes ecuestre, siendo su mayor pasión. Esta afición por los caballos se debe a que su abuelo Luis Bigott poseía una finca.

“Recuerdo muchos mis días en club Valencia pasándolo con mis
caballos de saltos, lo disfrutaba muchísimo …”, expresó Carolina Chapellín  en una entrevista.

La ex miss Carolina Chapellín es una mujer multifacética y alcanzó sus éxitos gracias a su entusiasmo, actitud y mente empresarial. Su familia es lo más importante y la unión familiar es el mayor legado que desea dejar a sus hijos.

Gustavo Mirabal Castro, el amor de su vida

Gustavo Mirabal
Gustavo Mirabal Castro

En sus días de atleta profesional en los deportes ecuestres, Carolina Chapellín conoció al hombre el hombre con quien se casó y se convirtió en el padre de sus hijos: el también jinete, abogado y empresario, Gustavo Mirabal Castro. Ambos actualmente comparten fascinación por el mundo del deporte ecuestre.

Gustavo Mirabal, es abogado y empresario también venezolano, formado y con gran experiencia en el ámbito bancario y financiero.

Carolina Chapellín, junto a su esposo Gustavo Mirabal escriben una historia increíble de superación y amor por los caballos en la que ambos son protagonistas.

Carolina Chapellín en su rol de esposa

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín y su esposo Gustavo Mirabal

Carolina Chapellín, en su rol de esposa, está entregada a la unión matrimonial, el cual le permite construir una familia ejemplar. Junto a su esposo Gustavo Mirabal Castro, realiza actividades filantrópicas para ayudar a las personas de bajos recursos.

El amor de Carolina Chapellín en su rol de madre

Para Carolina Chapellín, la esposa de Gustavo Mirabal Castro, el amor hacia sus hijos es incondicional. A pesar de perder a su mamá cuando era muy joven, ella decidió ser la mejor madre para sus hijos. Considera que ser madre es el rol más difícil, pero a la vez, el más importante. Ella toma muy en serio su trabajo como madre e insiste cada día en dar lo mejor de sí para que sus cuatro hijos sean los mejores seres humanos.

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín con su hija

 “El rol más difícil siempre es el ser madre, ya que no te preparan ni se puede estudiar para eso, todos los niños son diferentes y no vienen con manual de uso”, detalló Carolina Chapellín.

Carolina Chapellín y su hija mayor, María Emilia, comparten temas de moda, tendencias, entre otras cosas. Ambas han posado para revistas españolas en sesiones donde han realzado su belleza, luciendo varios looks de cabello y maquillajes.

Carolina Chapellín y su amor por su familia

La ex miss Delta Amacuro, Carolina Chapellín, la esposa de Gustavo Mirabal Castro muestra un gran amor hacia su familia. Es una mujer virtuosa entregada a su familia y apoya a su esposo Gustavo Mirabal en todos sus proyectos.

Su dedicación se centra en enseñar a sus hijos a amar al prójimo, haciéndolos personas con gran sensibilidad y compasión hacia las personas y todos los seres vivos.

Participación de Carolina Chapellín en el certamen de belleza, Miss Venezuela

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín en el certamen Miss Venezuela.

Debido a su gran belleza,  Carolina Chapellín participó  representando el Estado Delta Amacuro en el concurso de belleza Miss Venezuela en 1994, a los 23 años de edad.

Carolina Chapellín y su pasión  por los caballos

La venezolana Carolina Chapellín esposa de Gustavo Mirabal Castro es una mujer amante de los caballos. Su mayor pasatiempo es  el mundo de  la equitación, el cual simboliza un estilo de vida que le brinda gratos momentos y alegrías, según sus palabras.

Además de entablar un fuerte vínculo  con los caballos, considera que cabalgar es beneficioso para la salud física y mental de las personas.

Carolina Chapellín es descendiente de la familia Bigott

Carolina Chapellín es la nieta del investigador y pedagogo, Luis Bigott, quien fue un empresario triunfador de las Cigarreras Bigott, compañía tabaquera venezolana.

Luis Bigott fue fundador de la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela y creó la Asociación de Educadores de Latinoamérica y El Caribe.

Carolina Chapellín en la G&C Farm

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín y su esposo Gustavo Mirabal en G&C Farm

Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal Castro, desde la labor hecha en la Granja G&C Farm, contribuyó en la formación profesional de jinetes profesionales para que participaran en importantes competencias ecuestres a nivel internacional.

Su emprendimiento en el mundo ecuestre llevó a los llevo a Carolina Chapellín y a su esposo Gustavo Mirabal a la cima del éxito a pesar de los obstáculos.

La esposa de Gustavo Mirabal Castro, disfruta del mundo ecuestre. Ambos muestran amor y preocupación por los caballos. Al respecto, expresó lo siguiente:

“Los caballos permanecen muchos años con nosotros y siempre forman parte de nuestra familia, nos preocupamos cuando están lesionados, enfermos…”

Carolina Chapellín, esposa de Gustavo Mirabal en la actualidad

Carolina Chapellín
Carolina Chapellín

Carolina Chapellín, junto con su esposo Gustavo Mirabal Castro, continúa desarrollándose en el mundo ecuestre. Sin embargo, su vida está comprometida en ser madre y estar siempre presente para criar a sus hijos. Además, mantiene las obras filantrópicas, al servicio de las personas de bajo recursos.

La ex-miss Delta Amacuro es una mujer integral y multifacética que sabe combinar sus roles de mujer, hija, esposa, compañera, empresaria y deportista. Distribuye su tiempo entre el hogar y su pasión por los caballos.

En el deporte ecuestre Carolina Chapellín se ha destacado con mucha disciplina y perseverancia en la práctica del salto de obstáculos.

Fuentes:

https://www.gustavomirabal.es/gustavo-mirabal/carolina-chapellin-esposa-de-gustavo-mirabal/

https://gustavomirabalcastro.online/gustavo-mirabal/carolina-mirabal-esposa-de-gustavo-mirabal-castro/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/quien-es-maria-carolina-chapellin/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/maria-carolina-chapellin/

 

 

El Arte del Realismo Socialista en el Museo Ruso de San Petersburgo de Málaga

Radiante Porvenir

La inauguración de la nueva exposición anual dedicada al arte del Realismo Socialista en el Museo Ruso de San Petersburgo de Málaga, un antiguo recinto de caballos de la antigua Guardia Imperial, ofrece hasta el 19 de enero una visión del trabajo de dos destacados pintores de la era soviética como Alexander Deineka y Alexander Samojvalov.

Museo Ruso de Málaga
Obra de Samojvalov en la exposición de San Petersburgo. Fuente: www.elmundo.es

Esta exposición nos acerca al legado artístico de la Unión Soviética, la cual persevera en los principales tópicos que el Realismo Socialista hizo propios y que, a través del arte, narran la historia de aquella inmensa nación, que dejó de existir hace ya más de veinte años.  La exhibición cuenta en total, 300 obras de 37 museos y 9 colecciones privadas que incluyen pinturas, esculturas y fotografías.

Radiante Porvenir. El arte del Realismo Socialista

La Colección del Museo Ruso de San Petersburgo de Málaga versa sobre el arte del «Realismo socialista». La exposición anual “Radiante porvenir. El arte del realismo socialista”, constituye más de un centenar de obras realizadas entre 1930 y la década de 1950, un período extremadamente controvertido en la historia del arte ruso.

Museo Ruso de Málaga
Entrada a la Exposición «Radiante Porvenir». Fuente: demuseospormalaga.com/

«Radiante porvenir» muestra el arte desarrollado en Rusia entre los años 1930 a 1950. La aparición de la Unión Soviética en 1922, tuvo a Vladimir Ilich Lenin y Iósif Stalin como sus principales “Líderes. Aquellos hombres, salidos del pueblo, se convertirían en íconos que el nuevo arte debía enaltecer.

Durante la época del régimen totalitario de Stalin, los artistas vanguardistas rusos más importantes como Kandisky,  Chagal o Malevich, fueron apartados sistemáticamente cuando no eran encarcelados para ser reeducados. El arte queda en mano de los artistas rusos más «académicos» que cultivan el arte figurativo, fácil de entender para el pueblo y con el que mandar mensajes claros y directos. Buscaban de forma épica y grandiosa mostrar el avance que se iba realizando en la industria, la agricultura o la carrera espacial. Los obreros participaban de los laboratorios y los soldados ganaban guerras, pero solo era una parte de la realidad. Una media verdad porque estaba prohibido explicar errores, fracasos o la represión.

Museo Ruso de Málaga
La lucha por la paz. Fuente: www.arteporexcelencias.com

El arte al servicio del poder muestra un estilo pictórico donde las obras estaban cargadas de simbología y mensaje socialista. Los líderes como Lenin o Stalin eran retratados como semidioses.

La exposición consta de 7 partes bien diferenciadas y bien organizadas como sello de identidad del museo.

Líderes

La primera parte se llama «Lideres», donde se dedican tres salas de la exposición a los retratos y estatuas de Lenin y Stalin. Por un lado, Lenin aparece como  un intelectual y Stalin como un dirigente poderoso.

En uno está Lenin en la tribuna, junto a sus camaradas del Partido Socialdemócrata, caminando junto al mar de Finlandia, o en el campo, sentado ante una hoguera de increíble realismo.   La «Estatua de Lenin» hecha en piedra roja con un acabado y una pose increíble con mirada al horizonte y un paso adelante. Muy sutil pero muy claro el mensaje de «En el V Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso en Londres», donde estaban bolcheviques y mencheviques. En él están muy calmados y dialogando Lenin, Gorki y Stalin mientras que los mencheviques están tirándose los trastos  a la cabeza, discutiendo de forma agresiva.

Museo Ruso de Málaga
Vladimir Lenin de Serguei Merkurov. Fuente: demuseospormalaga.com/

La zona de Stalin es una pequeña sala donde se ha reproducido lo que podría ser un despacho de un dirigente de pueblo de la época, con proclamas, periódicos, libros «oficiales», un busto grande y basto de Lenin. En una de las piezas, la más fascinante de este espacio, aparece Stalin y el comisario de defensa Voroshílov paseando por las murallas del Kremlin. También lo vemos prestando juramento en el Segundo Congreso de los Soviets o junto al féretro del destacado líder bolchevique Kírov.

Museo Ruso de Málaga
Stalin y Voroshílov pasean por las murallas del Kremlin. Fuente: www.arteporexcelencias.com

El hombre nuevo

La zona denominada «El hombre nuevo», un pasillo de transito con muchas mujeres sonrientes, intelectuales, políticas y campesinas con reuniones y gente feliz cantando. Un precioso cuadro con una mujer rubia vestida al estilo europeo comparte protagonismo y abrazo con una mujer de piel morena al estilo oriental. El cuadro se llama «Delegadas» y el mensaje de pueblos unidos con mujeres protagonistas de la política es claro.

Para la felicidad del pueblo

Tras una pequeña sala dedicada a “El hombre nuevo”, encontramos óleos monumentales que relatan como aquellos líderes omnipresentes trabajaban «Para la felicidad del pueblo». En esta zona es donde más se evidencia el poder que Stalin  y lo que quería representar. Hay cuadros gigantes donde el dictador está reunido haciendo grandes acuerdos históricos como la firma del tratado de amistad y colaboración con la República Popular China (1950), sesiones de la Academia de las Ciencias para la construcción del principal canal del Turquestán, encuentros entre actores del teatro Stanislavski y militares de la fuerza aérea.

En el cuadro titulado «Sesión del presidium de la Academia de las Ciencias de la Unión Soviética», se observa una reunión de eruditos que discuten un proyecto en torno a varias mesas. La luz de los ventanales del fondo ilumina a las mujeres, viejos científicos con bonete dan paso a jóvenes de chaqueta y corbata, la nueva Rusia. Y todo presidido por un gran busto de Stalin y Lenin.

Museo Ruso de Málaga
«Sesión del Presidium de la Academia de las Ciencias de la Unión Soviética» de Vasili Yekanov explicado por una mediadora del museo. Fuente: demuseospormalaga.com/

En otro lienzo, se observa a Stalin, junto a sus colaboradores más cercanos discutiendo sobre un mapa las futuras plantaciones forestales; la transformación de la naturaleza en la que tendrían poder los soviéticos y sobre los hombres. En este óleo, uno de sus personajes fue oculto tras una capa de pintura que el espectador actual no es capaz de notar. Se trata de Lavrenti Beria, director de la KGB entre 1938 y 1953.

Museo Ruso de Málaga
Para la felicidad del pueblo. Fuente: www.arteporexcelencias.com

Trabajar por el futuro

El centro de la siguiente zona denominada «Trabajar por el futuro» es artísticamente una de las más interesantes donde son los hombres y mujeres del pueblo los protagonistas, principalmente las mujeres. Es en esta época cuando la mujer rusa deja de ser madre y esposa y se une a la construcción de la nueva patria, que la pone al frente de cooperativas agrícolas (koljos), a conducir maquinarias pesadas, siendo libres y autosuficientes. Es una sala dedicada a los trabajadores, a las fundiciones de acero, los campesinos y la revolución industrial y agrícola que emprendió el stalinismo. En el centro de la sala el boceto en bronce de «Obrero y koljosiana» de la artista Vera Mujina. La estatua final mediría 35 metros, incluido el pedestal y estaba coronando el pabellón Ruso de la Exposición Universal de 1937.

Museo Ruso de Málaga
Obrero y Koljosiana de Vera Mujina. Fuente: demuseospormalaga.com/

Aunque realista el estilo es muy modernista e expresionista, el «Retrato del trabajador de choque I.I. Guriat» de Vasili Zverev, muestra su mirada altiva, realzan las expresiones de su cara y su pose.

Los temas sociales e industriales dominan también estas salas. Sin embargo, la obra más realista aquí se centra en los hombres que hacían posible el desarrollo de la industria minera y metalúrgica del oro y el acero.  “Mineros escriben una carta…”, de 1937, es una composición de un brillo y veracidad impresionantes, quizás por la radiante luz de los Urales, tan bien plasmada por Vasili Yakovlev.

Museo Ruso de Málaga
Mineros escriben una carta. Fuente: www.arteporexcelencias

 Deportes

La zona dedicada a «Deportes» es donde más destacaron los rusos de la época stalinista. La obra «Corredores» de Aleksandr Deineka, uno de los pintores más importantes del Estilo Socialista, es un ejemplo de su trabajo siempre muy esquemático, con pocos detalles pero muy dinámico, con mucho movimiento. Colores apagados, algo planos pero donde la fuerza y la sutil estrella roja en todos los pantalones de los atletas mandan el mensaje. Hay varios cuadros de Deineka en esta exposición que exhibe todas las claves artísticas del estilo del realismo socialista.

Museo Ruso de Málaga
«S.M. Kirov en un desfile de atletas» de A. Samojvalov. Fuente: demuseospormalaga.com/

El “Deporte” ocupa otro sitio importante en la vida del pueblo soviético, aunado al arte de la época. Aquello de “espíritu sano, cuerpo sano” se convirtió en premisa para el hombre nuevo, que tenía en el deporte y la cultura un apoyo para enfrentar cualquier dificultad.  Sin embargo, esta atmósfera entusiasta y fructífera quedó eclipsada por la sombra oscura de la guerra. En junio de 1941 el ejército alemán invadió la URSS y otra vez son las mujeres el apoyo de una nación que lucha por su existencia.

La gran guerra patriótica

La sala de «La gran guerra patriótica»  está llena de cuadros potentes, emocionales, cruentos y piadosos como son las guerras. En ella se exhibe un cuadro gigantesco, titulado «El asalto de Sebastopol», que muestra las claves de «propaganda». Los rusos están avanzando, limpios, con los fusiles en alto y con las guerreras perfectamente abotonadas. Los alemanes están todos con el cuerpo hacia atrás, sucios, mal iluminados y algunos con la guerrera abierta viéndose la camiseta. La ciudad al fondo completamente destruida pero con un mar muy azul y una iluminación sobre los soldados rusos iguales al fondo del mismo color.

Museo Ruso de Málaga
Sala de «La gran guerra patriótica» con «El asalto de Sebastopol» y «El as derribado». Fuente: demuseospormalaga.com/

Otro de los cuadros de Deineka de esta exposición es «El as derribado», donde se observa a un aviador alemán que cae del cielo sobre unas vigas de acero. En él hay un mensaje oculto, porque acero en alemán se dice Stalin. Un detalle que no está en el catálogo, ni en la ficha técnica del cuadro.

Esta sala incluye dos cuadros con una composición y enfoque moderno, muy fotográficos, como es el caso de las obras tituladas, «Carretera en la línea del frente» y «Estación de ferrocarril en otoño», ambos de Yuri Pímenov. En el caso del primero hay un primer plano desde atrás de una conductora que te hace parecer en el cuadro como si fueras alguien que viaja en un automóvil. Moderno y clásico como la mujer que está en la estación del ferrocarril volviendo de la guerra con una botella de leche en su mochila.

Después de la guerra

La exposición termina con la sala «Después de la guerra» con cuadros optimistas y alegres que vuelven a mirar al futuro, al progreso y a la paz. El principio bíblico de convertir las espadas en arados toma vida, no solo en la escultura que se incluye en la muestra, sino también en el deseo de los soviéticos de volver a disfrutar del sol, del trabajo libre.

Museo Ruso de Málaga
En campos apacibles. Fuente: www.arteporexcelencias

El cuadro «Regreso» de Lidia Frolova-Bagreieva es el más conmovedor, donde un oficial de marina que regresa de la guerra abraza a su hijo frente a una ventana llena de luz.  El cuadro es muy dulce, sencillo en elementos, muy silencioso y estéticamente bastante esquemático. La pintora refleja el regreso de su marido marino de la guerra, una realidad que miraban de nuevo al futuro y del que esperaban prosperidad y progreso.

Museo Ruso de Málaga
Fragmento de «Regreso» de Lidia Frolova. Fuente: demuseospormalaga.com/

La exposición

La exposición es una apuesta valiente por parte del Museo Ruso de San Petersburgo. La carga ideológica de este estilo artístico aún está muy presente en nuestros días y la historia que tiene detrás aún es objeto de debates y controversias. Pero es historia, parte de la historia de Rusia y la están contando desde el arte, que es la mejor forma de conocer la historia.

Referencias

http://demuseospormalaga.com/el-arte-del-realismo-socialista-en-el-museo-ruso-de-san-petersburgo-de-malaga/

https://www.arteporexcelencias.com/es/radiante-porvenir-el-arte-del-realismo-socialista

https://www.genmalaga.com/evento/exposicion-radiante-porvenir-arte-del-realismo-socialista/

https://www.elmundo.es/cultura/2019/12/04/5de68cd2fc6c8362058b4580.html

https://artcayuso.blogspot.com/2010/11/realismo-socialista.html