Moai: El misterio de los gigantes de la Isla de Pascua

Moái

Moái, es como se denomina a las gigantescas estatuas monolíticas con forma humanoide que se encuentran situadas en la isla de Pascua, en Chile. Son la representación más importante del arte escultórico de la cultura Rapa Nui. Estas esculturas son el principal atractivo turístico de la isla.

La isla de Pascua, conocida como Rapa Nui en la lengua de sus habitantes, se encuentra al este de la Polinesia a 2.250 km de distancia de la la isla de Pitcairn, y a 3.747 km de la costa de Sudamérica.

En el mismo orden de ideas, la Isla de Pascua tiene una forma triangular y mide en su lado más largo tan sólo 22 km, mientras que su anchura no alcanza los 16 km.

Los primeros en llegar a la isla de Rapa Nui fueron los marineros polinesios, quienes entre el 450 y el 490 d. C., establecieron en ella una comunidad que creció y prosperó completamente aislada durante cerca de mil años.

Moái
Moái de la Isla de Pascua. Fuente: historia.nationalgeographic.com.es

Moái: Descripción de los esculturas de la Isla de Pascua

Existen más de novecientos moáis distribuidos por toda la isla. Los moais tienen una forma humanoide que comprenden la cabeza y la parte superior del cuerpo, justo por debajo de la cintura.

Estas estatuas carecen de piernas, con hombros y brazos, cuyos antebrazos aparecen en forma de relieve delante de la zona del abdomen. Los dedos de la mano son alargados y apuntan hacia un elemento de forma oval o rectangular, que bien pudiera simular el pliego de una prenda de vestir. La cara posterior de la estatua está decorada con bajorrelieves, en líneas rectas, curvas y en espiral.

El ára es la más elaborada de la escultura es el rostro, que se caracteriza por lo protuberante de la boca, la nariz, la frente y las cejas. La parte posterior de la cabeza suele ser plana, y a ambos lados de la cara suele haber dos grandes orejas de forma alargada.

En su mayoría, estas estatuas fueron labradas en toba del cono volcánico Rano Raraku, donde quedan más de cuatrocientos moái en diferentes fases de construcción.

Moais
Moáis colocados en hilera. Fuente: www.elespanol.com

Moái: La historia de las estatuas de la isla de Pascua

Los nativos de Rapa Nui desarrollaron diversas técnicas de construcción que se extendió entre el 700 d.C y el 1600 d.C Las evidencias arqueológicas indican que la cantera fue abandonada de manera repentina, quedando estatuas inconclusas. Todos los moáis fueron terminados, originalmente estaban situados sobre una plataforma o altar ceremonial, denominada ahu en idioma rapanui; pero fueron derribados por los isleños nativos en el siglo XV. Desde 1956 unos pocos de ellos han sido restaurados.

En un principio, estas estatuas llevaban también unos copetes hechos de piedra roja que mide más de diez toneladas denominados pukao, y que fue extraída del cráter de Puna Pau. Una vez tallada la escultura, el mismo se colocaba sobre las cabezas.

Moái
Moái con pukao. Fuente: imaginaisladepascua.com

En 1978, mientras se realizó la restauración del ahu Nau-Nau en la playa de Anakena, se descubrió que, en las cavidades oculares de las esculturas, habían placas de coral con las que se diseñaban los ojos de las estatuas. Estas fueron retiradas, destruidas, enterradas o arrojadas al mar, en donde también se han encontrado; lo que concuerda con la teoría de que los mismos pobladores los derribaron, quizás durante guerras tribales.

Los primeros navegantes europeos llegaron a la Isla de Pascua, a comienzos del siglo XVIII, y quedaron impresionados al ver cientos de estatuas enormes por toda la superficie de la isla.

Significado de los moáis de la Isla de Pascua

Aún no se tiene certeza del verdadero significado de los moáis, pero existen varias teorías que sugieren que las estatuas fueron talladas por los habitantes polinesios de la Isla de Pascua, entre los siglos IX y XVI. Se cree que estas esculturas fueron erigidas en representación de sus antepasados difuntos, proyectando su mana (poder sobrenatural) sobre sus descendientes.

Hay quien sostiene que eran representaciones de dioses, sin embargo, también se presume que son personificaciones de los miembros más ancianos y respetados de la comunidad que han fallecido.

Los moáis debían situarse sobre unas plataformas ceremoniales, denominadas ahu con sus rostros hacia el interior de la isla, a excepción de los siete situados en el Ahu Akivi y un moái de cuatro manos señalizando el solsticio de invierno en el Ahu Huri A Urenga. Pero, tras colocarles los ojos de coral con pupila de obsidiana o roca volcánica roja, se convertían en aringa ora (‘rostro viviente’) de un ancestro; cuyo nombre completo de las estatuas en el idioma local es aringa ora o te tupuna (‘rostros vivientes de los antepasados’).

De acuerdo a un estudio de Carl Lipo realizado por los investigadores de la Universidad Estatal de California, Matt Becker y Tanya Bronson, estas estatuas ceremoniales fueron colocadas para marcar los lugares donde se encontraba el agua potable, un recurso muy escaso en esa isla volcánica.

¿Cómo se construyeron los moais de la Isla de Pascua?

En la isla hay diseminados varios centenares de estatuas, la mayoría de ellas esculpidas en toba porosa, una roca de origen volcánico procedente de la cantera de Rano Raraku. La roca volcánica pudo cortarse con herramientas de basalto y obsidiana, dándoles su forma básica en la propia cantera. Posteriormente, fueron extraídas y enterradas parcialmente para esculpir los detalles.

En la cantera se han conservado numerosos restos de estatuas abandonadas e inconclusas; así como miles de picos de basalto con los que los escultores extrajeron los bloques de la cantera y las esculpieron.

Ladera del del cráter del volcán Rano Raraku
Los moáis están distribuidos en la ladera del del cráter del volcán Rano Raraku. Fuente: imaginaisladepascua.com

Los picos de basalto se utilizaban en combinación con agua para tallar mejor la piedra. A pesar de ello, la ausencia de herramientas de metal seguramente dificultaba el tallado de los bloques. Así, se presume que la estatua más grande de toda la isla, la célebre Paro, exigió el trabajo de entre diez o veinte hombres durante todo un año.

Aparentemente, las esculturas eran talladas de arriba hacia abajo, empezando por el rostro, y finalizando con la base, de modo que la estatua quedase anclada al suelo. Los rasgos del rostro y el resto de la cabeza se esculpían en la misma cantera, a excepción de los ojos, que se tallaban al final.

Fases de construcción de los moáis
Fases de construcción de los moáis. Fuente: imaginaisladepascua.com

¿Cómo se trasladaron los moais de la Isla de Pascua?

No se sabe exactamente cómo eran trasladados, pero es casi seguro que dicho proceso exigió el uso de trineos tirados con cuerdas o rodillos de madera transversales. Las estatuas eran cortadas por la base y se bajaba por la ladera de la cantera por medio de cuerdas. En la base se colocaba una especie de quilla, que se deslizaban por medio de una acanaladura que se surcaba en el suelo para ayudar a controlar el descenso.

Moái
Los nativos colocaban una quilla, que se deslizaban por medio de una acanaladura en el suelo para controlar el descenso. Fuente: imaginaisladepascua.com

La madera fue fundamental en el traslado de las estatuas desde la cantera hasta las plataformas ceremoniales. Las cuerdas se sujetaban a una serie de troncos de grandes dimensiones calzados en unos agujeros cavados en el borde de la cantera.

Moái
Los nativos trasladaban los moáis tirando de una cuerdas. Fuente: curiosfera-historia.com cuerdas

Esta teoría está basada en evidencias que sugieren que algunas de las estatuas fueron abandonadas durante el trayecto, toda vez que las mismas se encuentran están partidas, como si se hubiesen caído desde una posición vertical.

Cabe también suponer, que algunas estatuas fueron transportadas por mar por medio de balsas hasta el lugar elegido.

Moáis
Las estatuas fueron trasladadas desde la cantera hasta el lugar elegido. Fuente: curiosfera-historia.com

En 1982, el ingeniero checo Pavel Pavel, propone una teoría que sugiere que el traslado se realizaba balanceando el peso erguido de un un moai de unos tres metros de altura, haciéndolo parecer que la estatua podía “caminar». Según la tradición, los moai caminaban”.

Moái caminando
Según la tradición de los nativos de la Isla de Pascua, los moai “caminaban. Fuente: imaginaisladepascua.com

El geólogo Charles M. Love y su equipo de estudiantes hicieron excavaciones de tres caminos que tenían formas de “V” o “U”, los cuales sirvieron para transportar los moáis. Su anchura media 3,5 metros y en algunos tramos, las vías están flanqueadas por líneas de rocas volcánicas de un tipo conocido como pahoehoe.

En el año 2000, un equipo arqueológico estadounidense descubrió los antiguos nativos de la Isla de Pascua utilizaron máquinas complejas.

El misterio de los moáis de la Isla de Pascua

Aún existen muchas preguntas para resolver los misterios sobre los moai de la isla de Pascua.

Diseminadas en las la costa de la isla de Pascua, las enigmáticas estatuas han mantenido por siglos la mirada fija sobre el océano Pacífico y colocadas en hileras sucesivas sobre unas plataformas de piedra.

Moáis en hilera
Los moáis eran colocados en hileras sucesivas sobre unas plataformas de piedra. Fuente: es.wikipedia.org

Uno de los misterios para los arqueólogos ha sido responder preguntas sobre cómo se tallaron y enderezaron semejantes monolitos y con qué finalidad se erigieron.

¿Cuánto miden los moáis de la Isla de Pascua?

Las estatuas de la Isla de Pascua miden desde los 2 metros hasta los casi 10 metros de altura. La de mayor tamaño se conoce con el nombre de Paro y pesa 82 toneladas.

La altura media de los moai es de unos 4,5 metros, y el peso estándar mide alrededor de las 5 toneladas; sin embargo, hay más de 40 estatuas que pesan más de 10 toneladas.

No obstante, la estatua más grande, llamaba El Gigante, llegó a medir 20 metros de alto y habría alcanzado las 270 toneladas de peso de no haberse abandonado en la cantera de Rano Raraku.

Evolución de los moáis
Las estatuas de la Isla de Pascua miden desde los 2 metros hasta los casi 10 metros de altura. imaginaisladepascua.com

¿Cómo están distribuidos los moáis en la Isla de Pascua?

La mayoría de las estatuas se esculpieron con la intención de colocarlas sobre un plataforma de piedra, dispuestas a lo largo de la costa de Rapa Nui. Estas bases estaban compuestas de un núcleo de escombros revestidos con enormes bloques que medían hasta 3 metros perfectamente cortados.

De los aproximadamente novecientos moái en la Isla de Pascua, unos cuatrocientos se encuentran en la cantera de Rano Raraku, 288 vinculados a los ahu, y el resto dispersos en distintos puntos de la isla, probablemente abandonados en la ruta hacia algún ahu.

Los ojos y el pukao

En el año 1978, durante la reconstrucción del Ahu Nau Nau en Anakena, se encontraron restos de coral blanco y escoria roja; lo que indica que los ojos estaban hechos con estos materiales. Se cree que, una vez que el moai era instalado en su ahu, se le tallaban las cuencas de los ojos y, en una ceremonia ritual, se le colocaban los ojos fabricados con los materiales antes mencionados.

El último paso, consistía en colocar en lo alto de la cabeza una piedra o pukao de escoria roja, procedente de una cantera situada en Puna Pau.

Moais
Moais con pukaos del Ahu Nau Nau en Anakena. Fuente: imaginaisladepascua.com

Se han contabilizado 58 moais con un extraño tocado cilíndrico de color rojo sobre la cabeza, llamado pukao. Los mismos están hechos de escoria roja procedente de la cantera de Puna Pau, un pequeño volcán próximo a Hanga Roa. Se presume que representa el pelo amarrado en un moño y teñido de ocre, tal como era la costumbre polinésica.

Existen 31 pukaos abandonados en la cantera o exparcidos en el suelo, lo que sugiere que éstos se cayeron durante su traslado. Estos cilindros miden entre uno y dos metros de alto, por dos a tres metros de diámetro, cuyo peso oscila entre nueve y veinte toneladas. El ejemplar más grande de pukao mide 2 metros de diámetro y pesa más de 10 toneladas.

Tipos de moái

Existe varios tipos de moái, los cuales han evolucionado, según su diseño, tamaño, técnicas y materiales. Estas estatuas se pueden clasificar por altura de la siguiente manera:

El moái más grande

El moái más grande de la Isla de Pacua está situado en la cantera principal de Rano Raraku. Esta estaua gigantesca quedó sin terminar, y su tamaño es de casi 22 metros con un peso de 270 toneladas, se le conoce con el nombre de Te Tokanga (El gigante). Sus dimensiones son impensable aún para la tecnología moderna. La tradición isleña sostiene que este Moai estaba destinado al Ahu Vinapu.

Moái
Moai Te Tokanga en Rano Raraku. Fuente: imaginaisladepascua.com

En la misma cantera de Rano Raraku, las estatuas más grandes se encuentran abandonadas en la ladera montaña y han permanecido ahí durante siglos.

El moái más antiguo

Se trata del moai Tukuturi, descubierto en el año 1955 por Thor Heyerdah. Se estima que se creó en el siglo VI, 500-600 d. C.

Es una estatua que representa una figura femenina, cuyas manos están en posición de rezo. Su cuerpo está arrodillado o sentado, con la cabeza elevada al cielo ligeramente y las manos se encuentran en posición de orar.

Moái Kava-Kava

Se trata de una figura masculina tallada en madera, originalmente de toromiro. Su forma es esquelética con vientre hundido y prominentes costillas. Precisamente “Kava Kava” es el significado rapanui de la palabra costilla.

Su tronco es largo y las extremidades cortas con pies pequeños y su rostro es afilado, cuyo perfil suele acabar en una pequeña barba. Tiene orejas largas y puntiagudas y los ojos hechos de hueso y obsidiana, parecen tener un expresión de espanto.

Según la mitología de la isla esta figura representaría el aspecto de los espíritus o Aku-Aku que fueron vistos en Puna Pau por el ariki Tu’u Koihu, el primogénito de Hotu Matu’a.

Moái Papa’a

Es la versión femenina del moái Kava-Kava, con costillas poco prominentes, senos colgantes, cuyo aspecto es muy masculino, debido a que son enjutas, calvas y pequeñas barbas.

Moái Tangata

Figura masculina con rasgos y características humanas que posee un vientre prominente y la cabeza aumentada.

Moái Tangata Manu

Figura masculina con características estéticas muy similares al moái Kava-Kava aunque con una cabeza con forma de ave con un prominente pico.

¿Cuántos moái existen?

En la actualidad se tienen registrados algo más de 900 moai en la Isla de Pascua. Entre todos ellos podemos encontrar 400 ubicados en la cantera de Rano Raraku, 290 están asociados a los ahu y 210, están distribuidos en diferentes áreas.

Igualmente, existen entre 250 y 300 plataformas ceremoniales o ahú, de las cuales, 125 aún conservan su estatua.

Las estatuas están colocadas en hilera y mirando hacia el interior de la isla, en ángulo ascendente para no perturbar a los vivos, según las creencias de los nativos. 165 moai se ubican en Ahu, esparcidos alrededor de la isla formando un anillo sagrado. Otros estaban situados en Ahus más pequeños en el interior, tal como se encuentran colocados el Ahu Urenga, Hanga Kio’e, o el Huri a Urenga.

En algunos casos formaban grupos imponentes, como los 15 moais del Ahu Tongariki, cuyo peso supera las 70 toneladas cada uno. De igual manera, están dispuestas las 7 estatuas del Ahu Akivi o los 13 moai del Ahu Akahanga.

Moáis
Los moáis están dispuestos en hilera y mirando hacia el interior de la isla, en ángulo ascendente para no perturbar a los vivos, según las creencias de los nativos. Fuente: curiosfera-historia.com

¿Cuándo se descubrieron las estatuas moai?

El 5 de abril del año 1722, el navegante holandés Jacob Roggeveen desembarcó en la Isla de Pascua. Cuando los primeros europeos arribaron en el siglo XVII a la Isla de Pascua, quedaron impresionados al ver las estatuas moai dispersas en toda su superficie. Pero, 50 años después, las esculturas yacían desmoronadas en el suelo.

En la actualidad, muchas de las estatuas han sido restauradas, situándolas nuevamente sobre sus respectivas plataformas y restituyéndoles los ojos y las piedras que coronaban la cabeza.

El Capitán James Cook, en 1774 afirmó lo siguiente cuando observó las estatuas por primera vez:

Apenas podemos concebir cómo estos isleños, desprovistos de cualquier tipo de energía mecánica, pudieron enderezar semejantes estatuas y, más tarde, colocar en lo alto de sus cabezas los enormes bloques cilíndricos de piedra”.

Los moais de la isla de Pascua se esculpieron para garantizar la fertilidad

La cantera de Rano Raraku, en la Isla de Pascua, se extiende por las laderas de un antiguo volcán. De este lugar, los antiguos habitantes de Rapa Nui extrajeron la piedra para esculpir los famosos moais, las gigantescas estatuas de piedra.

La arqueóloga Anne Van Tilburg, conjuntamente, con la geoarqueóloga y especialista en suelos Sarah Sherwood, han estado estudiando las gigantescas estatuas durante treinta años.

Los resultados de esta investigación, publicados en la revista Journal of Archaeological Science, revelaron que Rano Raraku era un área agrícola productiva donde se plantaron plátano, taro y batata desde los siglos XIV al XIX.

El equipo investigador llegó a la conclusión de que los nativos de la isla creían que los moais eran los garantes de la fertilidad agrícola y que la clase dominante ordenó erigir las estatuas.

Por su parte, la geóloga, Sarah Sherwood explicó que la química del suelo mostraba altos niveles de elementos que son claves para el crecimiento de las plantas y para lograr un alto rendimiento. Asimismo, añadió que en la cantera, los movimientos de suelo y el flujo de piedras generó un sistema de retroalimentación perfecto de fertilizantes, nutrientes y agua.

Además, los nativos de la isla cultivaban una gran variedad de vegetales en la misma zona para mantener la fertilidad del suelo.

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/Mo%C3%A1i

https://curiosfera-historia.com/estatuas-de-la-isla-de-pascua-moai/

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/moais-isla-pascua-se-esculpieron-para-garantizar-fertilidad_15028

https://imaginaisladepascua.com/cultura-rapa-nui/moais/

https://cnnespanol.cnn.com/2019/01/11/isla-pascua-misterios-estatuas-chile-resueltos-investigadores/https://www.infobae.com/america/mundo/2019/12/16/revelaron-la-verdadera-razon-detras-de-las-misteriosas-estatuas-en-la-isla-de-pascua/

 

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo: La dupla conquistadora

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo

Bucéfalo, el caballo que acompañó a Alejandro Magno en todas de sus batallas y conquistas durante más de treinta años, siendo el más famoso de la Antigüedad. Este corcel fue el fiel compañero del rey de Macedonia, Media, Persia y faraón de Egipto y conquistador de Asia.

Alejandro Magno
Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo. Fuente: blog.terranea.es

La historia de Bucéfalo

Existen tres versiones acerca de la historia de Bucéfalo. La más acertada es la que narra el historiador, filósofo y biógrafo, Plutarco, siendo la más tradicional.

La versión de Plutarco

El rey Filipo II de Macedonia adquirió el caballo por trece talentos a un tésalo (cono monetario de la antigua Grecia).

El animal era tosco, rebelde e indomable, y no permitía que nadie se le acercara. Ningún jinete pudo montar y mucho menos domar el caballo.

Filipo desestimó todas sus esperanzas para “domarlo” hasta que el joven Alejandro Magno, con quince años de edad, se dio cuenta de que el caballo tenía miedo de su propio sombra.

Para ayudarle a superarlo, Alejandro le giró la cabeza hacia el sol, cegándole. De esa forma, el joven príncipe se subió de un salto y su padre sorprendido pronunció a siguiente frase: «Hijo, búscate un reino que se iguale a tu grandeza, porque Macedonia es pequeña para ti». Desde ese instante, se dice que Bucéfalo sólo se dejaba montar por Alejandro.

La versión de Pseudo Calístenes

La versión de Pseudo Calístenes, el libro que relata la vida de Alejandro Magno cuyo autor es anónimo, dice que Bucéfalo era un caballo hermoso, pero salvaje, al punto que cazaba y comía seres humanos para comérselos. Por tal motivo, Filipo le construyó una jaula de hierro a donde encerraría a todo aquel que le desobedecieran.

El Oráculo de Delfos le reveló a Filipo que, sólo aquel que pudiera montar a Bucéfalo sería el rey del mundo y podría cruzar la ciudad de Pela.

Al acercarse el joven príncipe, el caballo, extendiendo sus patas delanteras, relinchó suavemente, reconociendo a su único amo.

La versión de Diodoro Sículo

Por su parte, Diodoro Sículo (90 a. C. – 30 a. C.) fue un historiador griego del siglo I a. C. En su versión, el caballo fue un regalo de Demarato de Corinto, un príncipe etrusco oriundo de Corinto a mediados del siglo VII a. C.

El padre de Alejandro Magno, lo encerró en una jaula de oro, donde arrojaba a todo aquel que se atreviera a contradecirlo.

Pero el Oráculo de Delfos le pronóstico a Filipo que aquel que fuera capaz de montar a Bucéfalo y cruzar la ciudad de Pela, se convertiría en el rey de todo el mundo habitado.

Según Calístenes, Alejandro lo descubrió en las caballerizas reales y al acercarse el animal extendió sus patas delanteras y relinchó suavemente, reconociendo a su amo. El joven príncipe montó a Bucéfalo y recorrió toda la ciudad.

El significado del nombre griego Bucéfalo

Su nombre era Bucéfalo, palabra proveniente del idioa griego que significa “cabeza de buey”. Se cree que el nombre le fue dado por la forma de su cabeza especialmente ancha.

Algunos autores afirman que el equino tenía una mancha con forma de cabeza de toro en su espalda.

Alejandro Magno
Estatua de Alejandro Magno con Bucéfalo. Fuente: www.noticaballos.com

¿Cómo domó Alejandro Magno a Bucéfalo?

Cuando Alejandro Magno sólo contaba con quince años, a su padre, Filipo II de Macedonia, adquirió un caballo por la cantidad de trece talentos.

Bucéfalo era un corcel proveniente de a mejor cría de Tesalia, en Grecia, pero que nadie había sido capaz de controlar, ni siquiera los domadores más experimentados, ni los jinetes más hábiles.

El joven Alejandro Magno observó que el caballo era desconfiado y le temía a su propia sombra. Ante las risas de los presentes y las dudas de su padre, el joven príncipe se ofreció a intentar domar al corcel. Entonces se acercó al corcel y lo puso de cara al sol mientras le iba hablando con suavidad.

Su padre y todos los que estuvieron presentes quedaron asombrados de la hazaña, ya que pensaban que era imposible domar al corcel. Filipo le regaló el caballo a Alejandro, quien le dio el nombre de Bucéfalo.

Alejandro Magno
Alejandro Magno fue el único jinete capaz de domar a Bucéfalo. Fuente: www2.uned.es

Cuentan los historiadores que Filipo, ante la admiración de todos, se dirigió a Alejandro y le dijo: “Hijo, búscate un reino que se iguale a tu grandeza porque Macedonia es pequeña para ti”.

A partir de entonces Bucéfalo permitió que los criados se ocuparan de él, pero sólo permitió ser montado por Alejandro.

De esta forma el corcel se convirtió en el más fiel aliado de Alejandro Magno durante treinta años, acompañándole en todas sus conquistas militares en Asia y su lucha contra el Imperio Aqueménida.

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo conquistaron el mundo

Alejandro III de Macedonia (356 a. C. – 323 a. C.), más conocido como Alejandro Magno o Alejandro el Grande, fue el Rey de Macedonia, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto, Gran Rey de Media y Persia hasta su muerte. Sus dominios se extendieron hasta el Oriente Próximo y Asia Oriental.

Era hijo y sucesor del Rey Filipo II de Macedonia y de Olimpia, princesa de Epiro. Su padre lo preparó para reinar otorgándole formación militar, siendo Aristóteles el responsable de su educación intelectual.

Alejandro Magno también tenía su mejor y más querido caballo. Un hermoso corcel negro azabache con una mancha blanca en la frente en forma de estrella, llamado Bucéfalo, cuyo nombre significa “Cabeza de Toro”.

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo
Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo en la batalla de Issos. Fuente: blog.terranea.es

Alejandro Magno gobernó a Macedonia, tras la muerte de Filipo. Conquistó el vasto imperio de Persia, y recuperó las ciudades costeras de Asia Menor e islas del mar Egeo. Formó un ejército griego en el año 334 a. C. de apenas 40.000 hombres, para llevar a cabo una guerra de venganza de los griegos, contra el poderoso Imperio persa, bajo el liderazgo de Macedonia.

Alejandro Magno, tras conquistar el Imperio aqueménida, dio inicio a una época de intercambio cultural, llamado Período helenístico (323 a. C. – 30 a. C.).

El Rey de Macedonia cruzó el Helesponto hacia Asia Menor y conquistó el Imperio persa, gobernado por Darío III. Su Imperio se extendió desde Grecia, pasando por el Oriente Próximo, Asia Central, conquistando el Indo y Egipto, donde fundó la ciudad de Alejandría.

En la India, Alejandro Magno derrotó al rey Poro en la batalla del Hidaspes en el año 326 a. C. Luego, retornó a Babilonia, donde falleció en extrañas circunstancias, sin completar sus planes de conquista de la península arábiga.

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo, amigos inseparables

Posterior a que Alejandro Magno logro montar a Bucéfalo surgió una amistad especial entre ellos.

La lealtad del caballo Bucéfalo fue tal que se dejaba montar por Alejandro Magno. Un futuro conquistador y emperador y su gran caballo iniciaron sus aventuras, reconociéndose el uno al otro.

Alejandro Magno tuvo los cuidados necesarios con su caballo Bucéfalo y le daba la mejor alimentación.

El amor de Alejandro por su caballo era admirable. En tal sentido se tornó un vínculo especial entre él y su caballo, mediante una conexión y una confianza, siendo la dupla conquistadora que se combinaba en grandes batallas.

Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo
Alejandro Magno y su caballo Bucéfalo Fuente: blog.terranea.es

La muerte de Bucéfalo

Bucéfalo vivió, aproximadamente, durante tres décadas de la mejor manera, ya que su dueño se esmeró por brindarle alimentación y minuciosos cuidados.

Cuando Bucéfalo comenzó a presentar problemas respiratorios Alejandro encomendó a un esclavo su cuidado permanente. Pocas semanas después Bucéfalo se tumba sobre el suelo presagiando su muerte.

Alejandro, ante el lecho de muerte de su fiel amigo, se arrodilló a su lado acariciándolo. Al expirar su último aliento, cubrió la cabeza de Bucéfalo para darle paz. El monarca sintió un dolor profundo, tras la pérdida irreparable de su caballo.

Alejandro Magno y Bucéfalo eran amigos inseparables. En su homenaje, el Rey de Macedonia fundó la ciudad Alejandría Bucéfala. Se presume que este sitio está localizado frente al moderno pueblo de Jhelum, en la provincia del Panyab, al noreste del actual Pakistán.

Referencias

https://blog.terranea.es/bucefalo-caballo-alejandro-magno/

https://www.noticaballos.com/bucefalo.html

https://www.pololine.com/es/articulos/alejandro-magno-y-bucefalo-a-la-conquista-del-mundo/

https://getafe.ayeryhoyrevista.com/alejandro-magno-y-bucefalo/

https://www.muyhistoria.es/h-antigua/articulo/el-caballo-que-conquisto-el-mundo-951458636075

https://siempreconectado.es/bucefalo-caballo-alejandro-magno/

https://www.gustavomirabal.es/caballos/bucefalo-alejandro-magno-gustavo-mirabal/

https://www.gustavomirabal.es/uncategorized/bucefalo-un-caballo-magno/

https://gustavomirabalcastro.online/jinetes/alejandro-magno-y-su-caballo-bucefalo/

https://es.wikipedia.org/wiki/Buc%C3%A9falo

https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Magno

 

Día Internacional de la Mujer

Dia Internacional de la Mujer

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora por la lucha de la mujer por la igualdad y su participación dentro de la sociedad; así como el reconocimiento y ejercicio de sus derechos.

En 1975, las Naciones Unidas declaró que el 8 de marzo sería el Día Internacional de la Mujer.

Dia Internacional de la Mujer
Fuente: www.bbc.com

Antecedentes

La mujer en la antigüedad no recibía mucha atención mediática o académica. No obstante, en la comedia Lisístrata, de Aristófanes, en la antigua Grecia, existe un referente literario de la lucha de la mujer, donde la protagonista lleva a cabo una huelga sexual contra los hombres para exigir que pongan fin a la guerra.

Por otra parte, la matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría (370-415) fue ​ asesinada brutalmente, debido a que no era bien visto que existiera una mujer científica y libre. Hipatia es considerada como un icono de la libertad de pensamiento y la autonomía personal de la mujer.

Durante la Revolución Francesa, las mujeres emprendieron una marcha hacia Versalles, exigiendo igualdad social bajo el lema «libertad, igualdad y fraternidad».

Las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanía fue relejada en la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, redactada en 1791 por Olympe de Gouges.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los movimientos reivindicativos de la mujer tomaron fuerza para luchar por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral.

De esta forma, surgieron los movimientos sufragistas bajo el liderazgo de figuras femeninas como Flora Tristán.

El Día Internacional de la Mujer se conmemora el 8 de marzo

Clara Zetkin y Rosa de Luxemburgo,
Clara Zetkin (izq.) y Rosa de Luxemburgo, otra de las revolucionarias más destacadas del siglo XX.

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, oficializado por Naciones Unidas en 1975.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la celebración de este día «se refiere a las mujeres corrientes como artífice de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre». Esto tuvo su origen a raíz de las protestas ocurridas a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando la mujer levantó su voz.

En 1848, las estadounidenses Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott congregaron a cientos de personas en la primera convención nacional, en apoyo a los derechos de las mujeres en Estados Unidos.

Ambas mujeres sostenían que «todos los hombres y las mujeres son creados iguales» y exigieron derechos civiles, sociales, políticos y religiosos para el colectivo.

Los historiadores coinciden que la antesala directa del Día Internacional de la Mujer, fue en 1908, cuando tuvo lugar la marcha de 15.000 mujeres en Nueva York, quienes se manifestaron para exigir la reducción de las horas de trabajo, mejores salarios y el derecho a votar.

El 28 de febrero de 1909, el Partido Socialista de América declara el Día Nacional de la Mujer, celebrado por primera vez en EE.UU.

En 1910, la comunista alemana Clara Zetkin sugirió la idea de conmemorar un día de la mujer en la Conferencia Internacional de la Mujer Trabajadora en Copenhague (Dinamarca).

El 19 de marzo de 1911, se celebra el primer Día Internacional de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza.

En el año 1975, la ONU declara y celebra por primera vez el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer.

¿Por qué se conmemora el Día Internacional de la Mujer?

En 1913, las mujeres ya protestaban por el derecho a votar y exhigir mejores condiciones de trabajo en Estados Unidos. Fuente: Fuente: www.bbc.com

El 8 de marzo de 1908, 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo.

La manifestación fue motivada a exigir la reducción de la jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y las malas condiciones de trabajo que padecían. Sin embargo, el resultado fue la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica.

El 28 de febrero de 1909, se conmemoró por primera vez en Nueva York el “Día Nacional de la Mujer”.

En 1910, se efectuó la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en la capital danesa, Copenhague para abordar el tema del sufragio universal para todas las mujeres.

Clara Zetkin, la líder comunista alemana, se proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a las mujeres caídas en la huelga de 1908.

En 1977, la Asamblea General de la ONU oficializó el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer.

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_de_la_Mujer

https://www.bbc.com/mundo/noticias-47489747

https://www.cultura.gob.ar/por-que-se-celebra-el-dia-internacional-de-la-mujer_5494/

 

 

Los Maestros de Simón Bolívar

maestros

Simón Bolívar, durante su infancia y juventud, tuvo la mejor educación por parte de los maestros más destacados en el siglo XVII y que influyeron en la vida del Libertador como Don Simón Rodríguez y Andrés Bello.

La educación humanista que tuvo el Libertador fue la base de lo que fue su desempeño a lo largo de la vida. Sin embargo, Bolívar también contó con otros profesores que existían para esa época y que ayudaron en su formación educativa. Entre ellos podemos mencionar a aquellos catedráticos y mentores como el Licenciado Sanz, el Padre Andújar, Guillermo Pelgrón, Carrasco y Vides, el Padre José Antonio Negrete, entre otros.

Simoncito
El niño Simón Bolívar. Fuente: www.simonbolivar.info

El joven Bolívar además de la educación que recibía de sus tutores antes mencionados, también que se dice que fue impulsado por sus maestros.

Esto más adelante, cuando estuvo en Europa se interesó por la política y los libros clásicos de los autores de la antiguedad, griegos y romanos: Homero, Polibio, Plutarco, César, Virgilio. Asimismo, los clásicos modernos de España, Francia, Italia e Inglaterra lo introdujeron en este tipo de lecturas; así como, los más diversos sectores intelectuales: desde filósofos y políticos como Hobbes, hasta poetas como Tasso y Camoens, pasando por naturalistas como Buffon, astrónomos como Lalande y economistas como Adam Smith. En sus cartas pueden hallarse muchos nombres recomendados por sus maestros, entre los que detacan los enciclopedistas y planificadores de la Revolución Francesa como Montesquieu, Rousseau, D`Alembert, Condillac y Voltaire.

Francisco A. Carrasco: profesor de aritmética y escritura

Bolívar recibía  sus primeras lecciones aritmética y escritura de la mano de Francisco A. Carrasco, un empleado de altísima confianza de la familia Bolívar y tutor de Simón y sus hermanos. Carrasco se desempeñaba en labores de contador y cajero en una tienda de importaciones.

Don Fernando Vides: profesor de aritmética y escritura

Don Fernando Vides instruyó al niño Simón en las clases de aritmética, primeras letras y escritura y fue el tutor de sus hermanos.

Fray Francisco de Andújar

El Fray Francisco de Andújar, un monje capuchino fundador de la academia de matemáticas en Caracas, fue el responsable de la formación en matemáticas de Simón Bolívar, durante su niñez.

Guillermo Pelgrón

Don Guillermo Pelgrón le dio clases a Simón Bolívar en lengua y cultura latina y gramática.

Pedro Palacios y Sojo

Pedro Palacios Sojo, también conocido como el “Padre Sojo”, fue un sacerdote y maestro de música desde mediados del siglo XVIII. Fue maestro y tío abuelo por la línea materna de Simón Bolívar, quien estableció una relación estrecha con el joven a través de la enseñanza de la música.

El Padre Sojo tenía su escuela de música, establecida en el pueblo de Chacao en Caracas. Allí instruyó a grandes músicos de la historia de Venezuela como José Ángel Lamas, Juan José Landaeta (autor de la música del Himno Nacional de Venezuela), Lino Gallardo, Cayetano Carreño, entre otros.

José Antonio Negrete

Fue maestro de Bolívar en las cátedras de historia y religión.

Simón Rodríguez

Simón Rodríguez
Simón Rodríguez. Fuente: elpais.com

Simón Rodríguez fue un escritor, filósofo y educador venezolano, reconocido tanto por sus obras como por haber sido el más influyente de los maestros y mentores de Bolívar.

Rodríguez ejerció la docencia en la Escuela de Lectura y Escritura para Niños, donde conoció al pequeño Simón, y presentó sus críticas, inspirado en las ideas de Rousseau, acerca del modelo educativo de las naciones americanas.

Rodríguez destacó la importancia que cada república independiente debía darle a la originalidad en sus modelos e instituciones, a través de su célebre obra Sociedades Americanas.

Simón Bolívar
Simón Bolívar. Fuente: www.simonbolivar.info

Ávido lector y amante de la libertad, Simón Rodríguez impactó en Bolívar durante la adolescencia, cuando su familia lo envió a Europa para que aprendiera de bellas artes y buenas costumbres.

En Europa, Rodríguez y Bolívar se reencontraron en Francia en el año 1804, donde influyó en como mentor e impulsó sus ideas independentistas en el futuro Libertador. Ambos viajaron por Francia e Italia, presenciaron la coronación de Napoleón Bonaparte como rey de Italia y subieron juntos al Monte Sacro, en Roma, donde Simón Bolívar recitó su célebre juramento por la Independencia de América.

Andrés Bello

Andrés Bello
Andrés Bello. Fuente: biografiadee.com

Andrés Bello fue uno de los humanistas y educadores más importantes de toda la historia de Venezuela y América Latina. Su trabajo de Bello dio origen al Código Civil; realizó su crítica más importante en el proceso independista; promovió la creación de instituciones educativas y medios de comunicación; aportó grandes obras a la literatura y al estudio de las primeras letras, entre otras contribuciones al humanismo.

Bello le impartió clases particulares de Geografía y Literatura a Simón Bolívar. Años más tarde, ambos conformaron en Europa la expedición diplomática hacia Londres para conseguir financiamiento para la causa independista.

Jerónimo Ustáriz y Tovar (Marqués de Ustáriz)

Bolívar, a los 15 años de edad, fue recibido en la cómoda casa del Marqués de Ustáriz en Madrid. Fue una de las personalidades más importantes en la vida y formación de Bolívar, a pesar de que la historiografía se enfoque en la influencia de Rodríguez y Bello.

En Madrid, Bolívar profundizó en sus lecturas de filósofos ilustrados, clásicos de la antigüedad, historiadores, oradores y poetas, incluyendo los clásicos modernos de España, Francia, Italia y Gran Bretaña. Además aprendió de equitación, baile y esgrima.

Alexander von Humboldt

Alexander von Humboldt
Alexander von Humboldt. Fuente: elpais.com

Alexander von Humboldt fue científico y naturalista alemán de gran influencia para la humanidad. Conoció a Bolívar durante su estancia en París y establecieron un lazo de amistad que se prolongó hasta la muerte de Bolívar, en 1830.

Humboldt dedicó varios años de estudio a la naturaleza del Nuevo Mundo. Bolívar nutrió su pensamiento de profundo humanismo, cosmovisión, respeto y conciencia naturalista. Asimismo, el Libertador reconoció cada descubrimiento como una hazaña que había dado más al continente que cualquier otro conquistador.

Referencias:

https://www.simonbolivar.info/maestros-de-sim%C3%B3n-bol%C3%ADvar

https://www.lifeder.com/maestros-simon-bolivar/