La Moda en el Cine

Breakfast at Tiffany’s

La moda y el cine es una relación muy distintiva, ya que entre ambas industrias existe complementariedad. La misma se inspira en el cine, especialmente en sus icónicos y personajes para promover las nuevas tendencias, así como de establecer sus nuevos diseños y colecciones. El vestuario cinematográfico se define y forma parte de los personajes más emblemáticos y conocidos del séptimo arte.

La ropa ha sido la herramienta psicológica en las artes escénicas. El vínculo entre moda y cine, más allá de las pretensiones de las divas deseosas de lujo y glamour, está asociado a las grandes firmas como estrategia publicitaria. Sin embargo, los cineastas han recurrido a los creadores del momento para dar una imagen de sus personajes, a través de la indumentaria.

Dior en “Pánico en la Escena” (1950)

Si el maestro del suspenso Alfred Hitchcock deseaba que la actriz Marlene Dietrich interpretara a una sospechosa diva teatral, entonces tendría que usar vestidos usados por Christian Dior.

Además de usar varios trajes de chaqueta Bar, Dietrich se lució como una verdadera villana en el filme Cisne Negro, usando un vestido negro e coctel de la serie Milieu du Siecle, así como el Palais Rose, un modelo de noche de la colección Trompe-l’oeil (primavera/verano 1949).

Givenchy en “Sabrina” (1954)

Sabrina fue la película ganadora del Premio Oscar por el mejor diseño de vestuario. Sin embargo, La diseñadora no incluyó a Hubert de Givenchy en sus agradecimientos. La modista aseguró que el diseñador no participó en la concepción de la indumentaria del personaje encarnado por Audrey Hepburn en la película de Billy Wilder, a pesar de que la actriz exigió usar los modelos de alta costura de la mencionada firma, los cuales fueron escogidos por ella misma. Esto molestó tanto a la actriz que, a partir de entonces, decidió incluir entre las cláusulas de sus contratos que solo el modisto francés podía vestirla en todas sus películas.

Balmain en “Y Dios Creó la Mujer” (1956)

La película que convirtió a Brigitte Bardot en un ícono sexual, fue el medio de la creación de la moda francesa que daría inicio a la era del prêt-à-porter. El modista Pierre Balmain realizó una dinámica indumentaria, a solicitud del director Roger Vadim, la cual presentó funcionales vestidos de estilo camiseros y faldas tipo lápiz con y sin botones, camisetas, polos y maillots. Asimismo, el traje de novia, corto y con transparencias de encaje, marcaría un hito. La desinhibición y rebeldía sexual de la protagonista hizo el resto.

Gyvenchi en Breakfast at Tiffany’s (1961)

Audrey Hepburn es la actriz que representa y le da vida a la palabra ‘”elegancia” en el gran clásico Breakfast at Tiffany’s. Vestida por Givenchy, reencarna a Petite Robe, quien representa un símbolo de la amistad recíproca entre el cine y la moda. Elegantes perlas, una tiara y unos guantes son los accesorios de elección para el emblemático vestido de seda negro que la actriz utiliza con mucho estilo en la escena en  frente al escaparate de Tiffany´s.

Breakfast at Tiffany’s
Breakfast at Tiffany’s Fuente: www.azureazure.com

Chanel en “El Año Pasado en Marienbad” (1961)

El cineasta Alain Resnais pidió a Gabrielle Chanel que le proporcionara a la elegante Delphine Seyrig distintas piezas de su última colección de alta costura, de manera que el personaje interpretado por la actriz pudiera sentirse real en una atmósfera soñadora.

Los vestidos de chifón y las capas de tul con remates de plumas, los petite robe noirs y los trajes de chaqueta de jacquard metalizado fue la indumentaria utilizada para interpretar la compleja cronología de la narración de la producción cinematográfica.

Delphine Seyrig
Delphine Seyrig, vestida por Coco Chanel en ‘El año pasado en Marienbad’. Fuente: www.elpais.com

Balenciaga en “Prohibido Enamorarse” (1961)

El maestro de la costura vasco Cristóbal Balenciaga fue un sueño para el séptimo arte. El diseñador participó en la confección de las indumentarias utilizadas en el cine popular del Desarrollismo, gracias a su amistad con la actriz cómica Isabel Garcés, a quien vistió en la película Prohibido enamorarse.

Yves Saint Laurent en “Belle de jour” (1967)

Yves Saint Laurent definió con sutileza la transformación de Séverine, el personaje  que interpretó Catherine Deneuve, a través de unos diseños que muestran la máxima expresión de la feminidad, domesticada y sexualmente desatada.

El vestuario resulta tan sadomasoquista como las prácticas a las que se entrega la protagonista, al hacer de la modestia una perversión. En el filme se observa muchas de las piezas de grandes éxitos de Saint Laurent, tal como los abrigos de doble botonadura, que Deneuve haría luego suyos fuera de la pantalla.

Paco Rabanne en “Barbarella” (1968)

Se consideraba a Paco Rabanne como el responsable del vestuario de la heroína espacial en la adaptación cinematográfica de los cómics de Jean-Claude Forest, debido a que experimentaba con metales y plásticos en aras de la costura del futuro. Sin embargo, fue el artista de figuras Jacques Fonteray quien creó aquellos atuendos desnudistas, de referencias orientales y medievales, inspirados en las ideas del diseñador, según consta en los créditos del filme.

Barbarella
Jane Fonda vestida por Paco Rabane en «Barbarella». Fuente: www.elpais.com

Saturday Night Fever (1971)

John Travolta con sus vistosos bailes y el ritmo de la música disco acompañada de grandes plataformas, pantalones campanas y las camisas de cuello en forma de la letra V, se convirtieron en la vestimenta de elección de los jóvenes en los años 70. La década de los 70 es sinónimo de Saturday Night Fever.

Saturday Night Fever
Saturday Night Fever. Fuente: sundancetv.la

Guy Laroche en ‘El gran rubio con un zapato negro’ (1972)

La comedia de espías, clásico de Yves Robert, donde su coprotagonista femenina, la inolvidable actriz francesa Mireille Darc estaba envuelta en un vestido de terciopelo negro con la espalda desnuda hasta el final de la misma, confeccionado por Guy Laroche.

Grease (1978)

La moda y estilo impuesto por Grease, realza el cabello engominado y patillas en los chicos, mientras que en las chicas visten con pantalones de cuero.

Giorgio Armani en ‘American Gigolo’ (1980)

John Travolta, aficionado a la moda de Giorgio Armani, convenció al director Paul Schrader para que le permitiera diseñar la indumentaria del personaje protagónico interpretado por Richard Gere en la película American Gigolo. Sus trajes de corte holgado, tejidos livianos, colores suaves y hombreras, dieron carta de naturaleza al hombre de éxito de los ochenta, al tiempo que se revelaba como nuevo tótem de la moda internacional.

Azzedine Alaïa en “A View To A Kill” (1985)

En su última interpretación como Agente 007, Roger Moore encontró la horma de su zapato en la modelo y cantante jamaiquina Grace Jones. En la decimocuarta entrega de la serie de películas de James Bond, Azzedine Alaïa, fue la firma responsable de vestir a Jones con algunos de los modelos que detallan su poderoso físico esculpido en cuero, punto y seda; así como  los vestidos de segunda piel con capucha.

Grace Jones
Grace Jones En la Mira de los Asesinos.. Fuente: www.elpais.com

Francis Montesinos en ‘Matador’ (1986)

Matador es la película en la que se recrea un desfile del diseñador de modas Francis Montesinos, en la que aparece la actriz Eva Cobo como novia ensangrentada.

Valentino: El Último Emperador (1987)

El último emperador es un documental dedicado al diseñador italiano, Valentino Garavani, ya que la película está repleta de escenas gloriosas donde se muestra un desfile de modas de alta costura opulento y lleno de celebridades.

Valentino en El Último Emperador
Valentino en El Último Emperador. Fuente: www.eurochanel.com

Prada en ‘Romeo+Julieta’ (1996)

La versión del drama de Shakespere a cargo de Baz Luhrmann, traslada la la rivalidad entre Montescos y Capuletos de la Verona medieval a la Venice Beach de California. La camisa hawaiana y el traje azul marino que Leonardo DiCaprio (Romeo) lleva en la escena la boda con Claire Danes (Julieta) marcaron la indumentaria del filme de la mano de Miuccia Prada.

Jean Paul Gaultier en ‘El quinto elemento’ (1997)

En la superproducción de Luc Besson, el diseñador Jean Paul Gaultier se encargó de vestir hasta el último extra con 954 atuendos elaborados para el film.

Mila Jovovich
Mila Jovovich vestida por Gautier en «El Quinto Elemento». Fuente: www.elpais.com

Rodarte en «Cisne negro» (2010)

En el drama psicosexual de Darren Aronofsky, los diseños de Rodarte, entre ellos los vestidos de cisne negro y cisne blanco que presentan todas las características de las Mulleavy, esa aproximación experimental a la costura, de carácter deconstructivo y abundante en velos que Natalie Portman, estrella del filme, ha exhibido por las alfombras rojas.

Natalie Portman "El Cisne Negro"
Natalie Portman «El Cisne Negro». Fuente: www.elpais.com

The Devil Wears Prada (2006)

El mundo de la moda ha resultado un argumento atractivo para el cine como es el caso de The Devil Wears Prada, titulada en Latinoamérica como El diablo viste a la moda de David Frankel. La película protagonizada por Anne Hathaway y Meryl Streep cuenta la historia de Andrea, una mujer recién contratada en una prestigiosa revista de moda como asistente de la editora, Miranda. Su trabajo parece simple y enriquecedor, pero lejos de la realidad, la joven ayudante se enfrenta a un infierno y se decepciona del entorno que pensaba que era un paraíso.

Referencias

http://www.sundancetv.la/blog/el-cine-y-la-moda

https://elpais.com/elpais/2019/03/18/estilo/1552925566_267045.html

https://www.azureazure.com/es/moda/moda-y-cine-una-mutua-atraccion