Pasos esenciales para vestir bien

Mujeres

Saber cómo vestir bien es una de las dificultades que cada mujer debe enfrentar a diario. Es uno de los secretos de la moda que toda fémina desea descubrir a la hora de encontrar un estilo que le favorezca. Pero más allá de seguir las últimas tendencias, el vestir bien es esencial para que cada mujer se sienta cómodas con ellas mismas y saber usar las prendas adecuadas que le permitan mejorar su apariencia y expresar su personalidad en un momento y lugar determinado. En resumen, vestirse bien es conocer cuál es la forma de tu cuerpo, los colores y el tipo de ropa que luce mejor.

Es necesario entender que no todas las tendencias son favorables para lucir bien en todas las mujeres. Es por ello que deben elegir bien la ropa ideal. A continuación se describe cómo vestir bien paso por paso:

1. Saber qué te favorece

Para saber qué estilo te favorece y evaluar cada prenda de tu armario, debes tomar en cuenta lo siguiente a la hora de vestir:

  • Concéntrate en cómo te luce la ropa: Debes asegurarte que la prenda elegida te luce bien y escoger la talla correcta.

  • ¿Cómo saber si la prenda luce bien?: Fíjate en que todas las costuras estén derechas y planas. La tela no deben estar estiradas ni fruncidas en tu pecho y caderas. En pocas palabras, debe quedarte a la medida.

    Chica
    Chica probando ropa. Fuente: www.somosmamas.com.ar

2. Conoce tu tipo de cuerpo

Para vestir bien debes conocer tu tipo de cuerpo para saber qué prendas te favorecen más y cuáles atributos puedes resaltar.

La mayoría de las mujeres, se clasifican según 4 formas distintas, a saber: figura ovalada o manzana, de pera o rectangular.

  • Figura ovalada: A las mujeres con esta característica les lucen mejor las prendas con escote en forma de V, los vestidos en forma de A o cruzados, pantalones delgados o rectos, faldas asimétricas y chaquetas.

  • Figura de pera: Las mujeres que tienen su cuerpo con dicha forma deben usar: faldas y vestidos clásicos en línea A, camisas en capas, blusas o vestidos de un solo hombro, cárdigans o chaquetas a la cintura, túnicas llamativas adornadas y prendas inferiores simples de color oscuro.

  • Figura rectangular: Las mujeres que se identifican con esta característica son uniformemente delgadas y suelen lucir bien con casi todo. Sin embargo, pueden resaltar más su figura usando escotes redondeados, blusas de tiritas y sin hombros, pantalones de tipo campana o de talle alto, prendas de cinturas ajustadas, blusas con holanes y las chaquetas estrechas.

  • Figura de reloj de arena: Estas mujeres tienen la cintura delgada, caderas anchas y senos muy llamativos. A ellas les lucen prendas a la medida, como las blusas y vestidos ceñidos a la cintura o cruzados, jeans faldas y chaquetas ajustadas.

Tipos de cuerpos de mujer
Tipos de cuerpos de mujer. Fuente: www.somosmamas.com.ar

3. Descubre los colores que te sientan mejor

Cada mujer debe conocer su tono de piel, lo cual puede ayudar a la hora de aprender cómo vestir bien y lucir las prendas que le favorecen. Las combinaciones de colores, formas y texturas dependen en parte de la tonalidad de tu piel, así que debe fijarse en la tonalidad de las venas que se encuentran en el área de tu muñeca.

  • Si se ven verdes: Quiere decir que tu tono de piel tiende a inclinarse a los colores cálidos como el rojo, amarillo y naranjas. También puedes usar los verdes y azules de tonalidad amarillenta. Evita los colores pasteles.

  • Si se ven azules: Cuando se inclinan a un color azul, tu tono de piel requiere de colores más fríos, como blancos, pasteles y de joyas como el esmeralda, el topacio, entre otros.

  • ¿Tienes dudas? Si la respuesta es afirmativa, ciertos colores no te convencen, debes usar tonalidades neutras, las cuales siempre lucirán bien sin importar la base de piel que tengas. Los colores negros, grises y marrones lucen increíble en cualquier mujer, combinado con toques de color en los accesorios para que tu look no deje de ser llamativo.

¿Tu piel es templada o cálida?

El color de una prenda o accesorio impacta en como se ve tu rostro. Los accesorios y joyas te quedan bien si tu tono de piel es fría o cálida.

  • Una piel templada: Si tienes las venas azules y un tono de piel frio, el blanco y el rosa te quedan mejor. Si este es tu caso, utiliza joyas de plata. También te luce mejor la ropa negra o blanca.
  • Una piel cálida: Si el naranja y el color crema te favorecen más, es porque tienes tonos de piel más amarillentos, por lo tanto, sueles tener venas más verdes, lo que indica que tienes una temperatura de piel cálida. Entonces, te favorece el color dorado,  es por eso que te conviene usar accesorios que armonizan y realzan el brillo natural de tu piel. Esto te permitirá elegir aros, pulseras, collares,  y el maquillaje que mejor te queda.

4. Prefiere los atuendos básicos de armario antes que las tendencias

Para poder elegir las mejores prendas y aprender a vestir bien, debes adquirir piezas claves que sean duraderas y puedas usar en cualquier ocasión. Los básicos de armario son ideales para crear buenas combinaciones y de la manera más favorecedora y que puedes variar según tu estilo.

Estas son las prendas que debes tener en tu armario: Un par de jeans, una camisa blanca, zapatos de tacón negro, un sobre todo beige, un traje elegante con chaqueta, un blazer negro y un Little Black Dress o vestido negro de cóctel.

Estas son las prendas básicas más importantes en las cuales debes basar todos tus look. Lo ideal es que compres atuendos básicos que sean de buena calidad para que perduren a través de los años y puedas usar en cualquier ocasion. Experimenta con nuevas prendas como blusas de tachas o colores flúor, ya que pueden darte ese toque para diversificar tu estilo.

5. Crea tu propio estilo y sé creativa

Define tu propio estilo y elije tu ropa con creatividad de acuerdo a tus gustos.

6. Agrega accesorios a tu look

Una vez que hayas elegido las prendas te quedan bien, puedes darle un toque personal a tu look con algunos accesorios como zapatos, bolsos, pañuelos, bufandas, collares, brazaletes o aretes.

Puedes crear un atuendo de tonos más neutros y añadirle unos zapatos de color fuerte como el rojo o un set de pulseras de distintos colores. Las joyas son el accesorio ideal para resaltar un look simple y darle otro estilo diferente. Asimismo, los anteojos demoda, son otra forma de incluir algo distinto a tu look.

Accesorios de collares.
Accesorios de collares. Fuente: www.somosmamas.com.ar

7. Busca nuevas fuentes de inspiración

La típica expresión de “no tengo nada que ponerme” muchas veces surge porque no sabemos cómo combinar las prendas de ropa que tenemos. Para tener nuevas ideas sobre cómo vestir bien, puedes buscar inspiraciones en varios blogs de moda o aplicaciones para chicas como Pinterest o We Heart it, así como revisar las distintas páginas de revistas. La idea es recrear las ideas a algo parecido con tus prendas y tu estilo. Si te inclinas por un estilo en particular, comienza a buscar imágenes de ese tipo de prendas para que puedas adaptarlas según tu figura y tono de piel.

8. Prepara varios conjuntos de ropa estándar

Tener varios atuendos ya conformados que te quede bien y vayan de acuerdo a tu estilo, te resultará de gran ayuda para crear una serie de combinaciones y conjuntos que sirvan para ir al trabajo, para las salidas de fin de semana, para ir a algún evento o para una ocasión especial.

Chicas con combinación de ropa.
Chicas con combinación de ropa. Fuente: www.somosmamas.com.ar

9. Elabora un plan de compra

A la hora de comprar ropas y prendas debes tener en cuenta lo qué nos hace falta. Debes elaborar un plan de compras donde especifiques bien qué es lo que necesitas, de tal forma que aproveches mejor tu presupuesto.

Chicas de compras
Chicas de compras. Fuente: www.somosmamas.com.ar

Fuente:

https://www.somosmamas.com.ar/moda/como-vestir-bien/

La Moda en la Historia

Historia de la Moda

La historia de la moda expresa la evolución cronológica de las prendas de vestir. En un principio, el vestido era la necesidad básica del hombre para protegerse del frío y de las inclemencias del tiempo. Las vestimentas consistían en el uso de pieles de los animales que cazaban y, luego empleó la lana y productos vegetales como el lino y el algodón.

Con el tiempo, el vestido ha alcanzado un perfil estético, el cual refleja el gusto y el carácter de quien lo porta. Asimismo, el uso del vestido es acorde con factores climáticos y geográficos, así como sociales, religiosos y sexistas.

Los egipcios, griegos y romanos, establecieron civilizaciones muy adelantadas a su tiempo. Desarrollaron artes como la literatura, la música y la pintura, también desarrollaron una gran creatividad en el diseño y un gran gusto por la moda.

Evolución del vestido

La historia del vestido comienza con la aparición del Homo Sapiens que, en principio se cubría con la piel de los animales que cazaba. En el período Neolítico, el ser humano desarrolló la habilidad de tejer e hilar. La ropa que usaba eran pequeños trozos de piel que no se adaptaban al cuerpo y que llevaban los primeros dibujos ornamentales, en forma de cenefas.

En las primeras civilizaciones como en Egipto, se hacían prendas más elaboradas, siendo el lino el material más utilizado para elaborar la tela. La base de la indumentaria era una pieza de lino que envolvía la cintura sujeta con un cinturón, denominada shenti.

En Mesopotamia, los sumerios solían vestir con largos mantones de lana adornados con franja de colores vivos, pliegues y pelambres de tela. Los asirios usaban túnicas de lana, de acuerdo a su clase social: los del pueblo llano las usaban hasta las rodillas y las clases dirigentes hasta los pies. Los persas vestían prendas de colores vivos, destacando el púrpura y el amarillo, adornados con dibujos de círculos, estrellas y flores de color azul, blanco o amarillo.

Antigüedad clásica

En la antigua Grecia, se usaba el lino, la lana, el algodón y la seda. El vestido más antiguo era la exomis. En aquella época, la moda era una forma de diferenciar las clases sociales: los campesinos usaban ropas con pieles curtidas o de lana gruesa con un gorro de cuero llamado kyne; las clases más altas usaban vestidos de lino o lana fina, llamado quitón, cubierto por un manto conocido como himatión. Las mujeres usaban una túnica larga denominada peplo.

Moda Antigua
Moda Antigua. Fuente: es.wikipedia.org

En Roma también se usaba el lino, la lana y la seda. La prenda de vestir más antigua era el sublgaculum, que consistía en un taparrabos.

Durante la época de la República, los romanos usaban la subúcula, que era una túnica que podía ser de dos tipos: dalmática con mangas, o colobium sin las mismas. Sobre ella llevaban una toga, según su ocupación: estrecha para los filósofos, ceñida para los guerreros, con una banda púrpura para sacerdotes y magistrados, y del mismo color con bordados de oro para altos dignatarios.

La ropa femenina consistía en un taparrabos y stropium, (lo que hoy sería el sujetador), sobre el que iban dos túnicas: la subúculo, larga hasta los pies y sin mangas, y el supparum, semejante al quitón griego. Encima se podía llevar el pallium, un manto colocado sobre la cabeza para las viudas.

Edad Media

Luego de la caída del Imperio Romano, los pueblos germánicos implantaron la práctica de coser la ropa. Usaban túnicas cortas de mangas largas, calzones largos o pantalones y un sayo sobre los hombros.

Generalmente, los hombres portaban dos túnicas: una fina de hilo a modo de camisa, denominada brial; y otra de lana más larga, de mangas estrechas con un cinturón de cuero; además usaban calzones y una capa.

Las mujeres, por otra parte, también llevaban dos túnicas: la camisia de mangas estrechas y la estola larga. Sobre ellas llevaban una capa, un manto o una clámide. El velo que cubría su cabeza, era de uso frecuente; así como los guantes de hilo para el verano y de piel para el invierno.

Desde el siglo XII, aumentó el uso de la seda y el algodón tenía su principal centro de producción en Italia. Apareció el vellux o terciopelo, y aumentó la producción de peletería.

Durante el siglo XIV, los calzones fueron más cortos. Sobre las camisas se llevaba un jubón, el cual era una prenda que cubría desde los hombros hasta la cintura.

Evolucion de la moda
Evolución de la moda. Fuente: godofredo.ninja

Edad Moderna

En el Renacimiento surgió el concepto de moda, tal como la conocemos en la actualidad, en el que se introdujeron nuevos géneros y la costura alcanzó un alto grado de profesionalización.

Durante el siglo XVI, el calzón era a modo de bombacho. Se usaba el jubón con capas que llevaba diversos tipos de adornos como la gorguera, tela de encajes fruncidos que cubría el cuello. En el atuendo femenino, surgió el corsé que ceñía a la cintura, sobre una falda acampanada llamada crinolina.

Para el siglo XVII, predominaron las formas sobrias, por influencia religiosa. El paño era el material más utilizado, y la seda estaba al alcance de las clases más elevadas de la sociedad. El jubón fue transformado a chaqueta y el calzón se alargó quedando por debajo de unas botas altas.

En Francia, la corte de Luis XIV benefició a la alta costura. Apareció la corbata en forma de lazo anudada al cuello y la casaca que era ajustada y tenía forma de campana en la parte inferior.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII, se usaban las camisas de mangas anchas con corbata y chaqueta. Los calzones llagaban a las rodillas y medias. La casaca se hizo más estrecho y apareció el frac. El traje femenino era al estilo Watteau, con faldas abultadas sobre la crinolina con grandes drapeados plegados y colas que llegaban al suelo.

Durante los tiempos de la Revolución Francesa, la forma de vestir era uniforme. Los hombres usaban las casacas y pantalones largos, mientras que las mujeres usaban corpiños, faldas y chal de tela.

En Inglaterra, el hombre vestía con casacas de cuello alto, calzón hasta las rodillas y sombreros de copa. Las mujeres usaban vestidos largos con una cinta por debajo del pecho.

Siglo XIX

En el siglo XIX, la vestimenta era dedicada para el hombre moderno. El frac se hizo más corto y ancho, tomando la forma actual de la chaqueta; el pantalón era amplio por la parte superior y estrecho hasta los tobillos; y el abrigo de corte recto. En el vestido de la mujer, el talle se bajó a la cintura, con mangas anchas y hombreras y faldas anchas.

Por otra parte, apareció la figura del modista y la modelo, el género de punto y se inventó la máquina de coser.

Siglo XX

En el siglo XX, prevalecía la moda masculina inglesa, mientras que la femenina estuvo influenciada por la costura francesa. La indumentaria se fue simplificando, siendo de carácter práctico y utilitario de las prendas, así como el aspecto deportivo y urbano.

En la moda femenina, apareció la minifalda y comenzaron a usar pantalones, surgiendo la moda “unisex”.

A mediados de siglo, en los Estados Unidos se impuso la moda juvenil, práctica y deportiva con el uso del blue-jean o pantalón vaquero. Seguidamente, el prét-á-porter, el diseño de moda a precios económicos, cobra auge debido a su producción en serie.

En las últimas décadas, se han proliferado los movimientos alternativos como la moda de las “tribus urbanas”. Esta tendencia busca diferenciarse al resto de la población basados en los gustos comunes de la música y la ropa vanguardista.

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_moda

https://estudiantes.elpais.com/EPE2015/periodico-digital/ver/equipo/1862/articulo/la-moda-a-traves-de-la-historia