La Moda en la Historia

La Moda en la Historia

La historia de la moda expresa la evolución cronológica de las prendas de vestir. En un principio, el vestido era la necesidad básica del hombre para protegerse del frío y de las inclemencias del tiempo. Las vestimentas consistían en el uso de pieles de los animales que cazaban y, luego empleó la lana y productos vegetales como el lino y el algodón.

Con el tiempo, el vestido ha alcanzado un perfil estético, el cual refleja el gusto y el carácter de quien lo porta. Asimismo, el uso del vestido es acorde con factores climáticos y geográficos, así como sociales, religiosos y sexistas.

Los egipcios, griegos y romanos, establecieron civilizaciones muy adelantadas a su tiempo. Desarrollaron artes como la literatura, la música y la pintura, también desarrollaron una gran creatividad en el diseño y un gran gusto por la moda.

Evolución del vestido

La historia del vestido comienza con la aparición del Homo Sapiens que, en principio se cubría con la piel de los animales que cazaba. En el período Neolítico, el ser humano desarrolló la habilidad de tejer e hilar. La ropa que usaba eran pequeños trozos de piel que no se adaptaban al cuerpo y que llevaban los primeros dibujos ornamentales, en forma de cenefas.

En las primeras civilizaciones como en Egipto, se hacían prendas más elaboradas, siendo el lino el material más utilizado para elaborar la tela. La base de la indumentaria era una pieza de lino que envolvía la cintura sujeta con un cinturón, denominada shenti.

En Mesopotamia, los sumerios solían vestir con largos mantones de lana adornados con franja de colores vivos, pliegues y pelambres de tela. Los asirios usaban túnicas de lana, de acuerdo a su clase social: los del pueblo llano las usaban hasta las rodillas y las clases dirigentes hasta los pies. Los persas vestían prendas de colores vivos, destacando el púrpura y el amarillo, adornados con dibujos de círculos, estrellas y flores de color azul, blanco o amarillo.

Antigüedad clásica

En la antigua Grecia, se usaba el lino, la lana, el algodón y la seda. El vestido más antiguo era la exomis. En aquella época, la moda era una forma de diferenciar las clases sociales: los campesinos usaban ropas con pieles curtidas o de lana gruesa con un gorro de cuero llamado kyne; las clases más altas usaban vestidos de lino o lana fina, llamado quitón, cubierto por un manto conocido como himatión. Las mujeres usaban una túnica larga denominada peplo.

Moda Antigua
Moda Antigua. Fuente: es.wikipedia.org

En Roma también se usaba el lino, la lana y la seda. La prenda de vestir más antigua era el sublgaculum, que consistía en un taparrabos.

Durante la época de la República, los romanos usaban la subúcula, que era una túnica que podía ser de dos tipos: dalmática con mangas, o colobium sin las mismas. Sobre ella llevaban una toga, según su ocupación: estrecha para los filósofos, ceñida para los guerreros, con una banda púrpura para sacerdotes y magistrados, y del mismo color con bordados de oro para altos dignatarios.

La ropa femenina consistía en un taparrabos y stropium, (lo que hoy sería el sujetador), sobre el que iban dos túnicas: la subúculo, larga hasta los pies y sin mangas, y el supparum, semejante al quitón griego. Encima se podía llevar el pallium, un manto colocado sobre la cabeza para las viudas.

Edad Media

Luego de la caída del Imperio Romano, los pueblos germánicos implantaron la práctica de coser la ropa. Usaban túnicas cortas de mangas largas, calzones largos o pantalones y un sayo sobre los hombros.

Generalmente, los hombres portaban dos túnicas: una fina de hilo a modo de camisa, denominada brial; y otra de lana más larga, de mangas estrechas con un cinturón de cuero; además usaban calzones y una capa.

Las mujeres, por otra parte, también llevaban dos túnicas: la camisia de mangas estrechas y la estola larga. Sobre ellas llevaban una capa, un manto o una clámide. El velo que cubría su cabeza, era de uso frecuente; así como los guantes de hilo para el verano y de piel para el invierno.

Desde el siglo XII, aumentó el uso de la seda y el algodón tenía su principal centro de producción en Italia. Apareció el vellux o terciopelo, y aumentó la producción de peletería.

Durante el siglo XIV, los calzones fueron más cortos. Sobre las camisas se llevaba un jubón, el cual era una prenda que cubría desde los hombros hasta la cintura.

Evolucion de la moda
Evolución de la moda. Fuente: godofredo.ninja

Edad Moderna

En el Renacimiento surgió el concepto de moda, tal como la conocemos en la actualidad, en el que se introdujeron nuevos géneros y la costura alcanzó un alto grado de profesionalización.

Durante el siglo XVI, el calzón era a modo de bombacho. Se usaba el jubón con capas que llevaba diversos tipos de adornos como la gorguera, tela de encajes fruncidos que cubría el cuello. En el atuendo femenino, surgió el corsé que ceñía a la cintura, sobre una falda acampanada llamada crinolina.

Para el siglo XVII, predominaron las formas sobrias, por influencia religiosa. El paño era el material más utilizado, y la seda estaba al alcance de las clases más elevadas de la sociedad. El jubón fue transformado a chaqueta y el calzón se alargó quedando por debajo de unas botas altas.

En Francia, la corte de Luis XIV benefició a la alta costura. Apareció la corbata en forma de lazo anudada al cuello y la casaca que era ajustada y tenía forma de campana en la parte inferior.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII, se usaban las camisas de mangas anchas con corbata y chaqueta. Los calzones llagaban a las rodillas y medias. La casaca se hizo más estrecho y apareció el frac. El traje femenino era al estilo Watteau, con faldas abultadas sobre la crinolina con grandes drapeados plegados y colas que llegaban al suelo.

Durante los tiempos de la Revolución Francesa, la forma de vestir era uniforme. Los hombres usaban las casacas y pantalones largos, mientras que las mujeres usaban corpiños, faldas y chal de tela.

En Inglaterra, el hombre vestía con casacas de cuello alto, calzón hasta las rodillas y sombreros de copa. Las mujeres usaban vestidos largos con una cinta por debajo del pecho.

Siglo XIX

En el siglo XIX, la vestimenta era dedicada para el hombre moderno. El frac se hizo más corto y ancho, tomando la forma actual de la chaqueta; el pantalón era amplio por la parte superior y estrecho hasta los tobillos; y el abrigo de corte recto. En el vestido de la mujer, el talle se bajó a la cintura, con mangas anchas y hombreras y faldas anchas.

Por otra parte, apareció la figura del modista y la modelo, el género de punto y se inventó la máquina de coser.

Siglo XX

En el siglo XX, prevalecía la moda masculina inglesa, mientras que la femenina estuvo influenciada por la costura francesa. La indumentaria se fue simplificando, siendo de carácter práctico y utilitario de las prendas, así como el aspecto deportivo y urbano.

En la moda femenina, apareció la minifalda y comenzaron a usar pantalones, surgiendo la  “unisex”.

A mediados de siglo, en los Estados Unidos se impuso la moda juvenil, práctica y deportiva con el uso del blue-jean o pantalón vaquero. Seguidamente, el prét-á-porter, el diseño de moda a precios económicos, cobra auge debido a su producción en serie.

En las últimas décadas, se han proliferado los movimientos alternativos como la moda de las “tribus urbanas”. Esta tendencia busca diferenciarse al resto de la población basados en los gustos comunes de la música y la ropa vanguardista.

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_moda

https://estudiantes.elpais.com/EPE2015/periodico-digital/ver/equipo/1862/articulo/la-moda-a-traves-de-la-historia

Deja un comentario